Como curar una olla de peltre

Cómo limpiar el estaño oxidado

Comida ennegrecida, crujiente y quemada en el fondo de una sartén. Le puede pasar a cualquiera, incluso a los cocineros profesionales. Por el aspecto del desastre, puede que hayas perdido la esperanza de intentar limpiarlo, pero una olla muy quemada puede salvarse con el poder del Bicarbonato de Sodio ARM & HAMMER y un poco de grasa de los codos.
Sólo hace falta un segundo para que los huevos, la salsa o cualquier otro alimento se chamusquen. Cualquier distracción o discrepancia en el tiempo y usted puede estar avivando el detector de humo y mirando una olla quemada que parece no tener salvación.
Mientras que la comida que estaba cocinando está arruinada (¿es hora de pedir comida para llevar?), su cacerola de acero inoxidable no lo está, incluso si está oxidada, ennegrecida, descolorida o cubierta de restos carbonizados persistentes. Coge tu bicarbonato de sodio ARM & HAMMER y sigue estos pasos para limpiar la sartén quemada y volver a ponerla en funcionamiento en tu cocina.
Con algunos productos básicos de cocina, hay varias técnicas que puede utilizar para limpiar una sartén de acero inoxidable muy quemada. Necesitarás bicarbonato de sodio, agua y vinagre blanco, así como un estropajo y un rascador, como una espátula de madera. Un método utiliza un limón fresco, cortado por la mitad.

Limpiar estaño con coque

¿Lo mejor de cocinar en tu propia cocina? Una comida deliciosa y casera de la que puedes estar orgulloso. ¿La peor parte? Ahora tienes que lidiar con un fregadero lleno de platos sucios. E incluso si juraste que sólo habías quitado los ojos de la sartén para cocinar un filete durante un minúsculo segundo, podrías acabar con sartenes chamuscadas, alimentos apelmazados o un desastre grasiento al final de tu sesión de cocina. Pero esa grasa no es rival para ti, tu jabón o tu esponja. Esta es nuestra guía para limpiar el fondo de las ollas y sartenes, por muy sucias que estén.
Para las sartenes de acero inoxidable chamuscadas, ennegrecidas y con alimentos quemados, sube el fuego. Añade agua a la sartén y llévala a ebullición durante 5-7 minutos (no te preocupes por cubrir los lados sucios con agua, el vapor se encargará de ello). Una vez que la comida se afloje y se desprenda fácilmente de la sartén, vierte el agua caliente y limpia los restos de comida con la parte rugosa de una esponja. En el caso de los platos de cristal o de metal para hornear, añade agua hirviendo y déjala reposar durante varios minutos antes de utilizar la parte rugosa de una esponja para limpiar fácilmente cualquier residuo.

Pasta de dientes para limpiar estaño

Los productos de estaño mezclan metales para conseguir un aspecto único en sus joyas, vajillas y otros elementos del hogar. El estaño también se presenta en varias variedades. El estaño pulido que no contiene plomo es brillante y de color gris claro, el estaño satinado no es brillante y tiene un acabado granulado, y el estaño oxidado es más oscuro y tiene más plomo o está tratado para que parezca antiguo. A medida que vaya teniendo su estaño, éste irá acumulando manchas durante su uso y desarrollará una decoloración llamada pátina. Trate todo el estaño con agua y jabón y luego añada una pasta de pulido al estaño no oxidado para mantenerlo brillante y duradero.
Resumen del artículoPara limpiar el estaño, llene un cubo con agua caliente y añada un líquido lavavajillas suave, luego frote el estaño suavemente con la solución limpiadora y una esponja suave. Si necesitas limpiar a fondo el estaño no oxidado, mezcla vinagre, harina y sal para crear una pasta espesa. Aplique la pasta a la superficie del estaño, déjela reposar durante 30 minutos y aclárela con agua. No olvides secar bien el estaño después de limpiarlo. Si quieres saber cómo pulir el estaño, sigue leyendo.

Corrosión del estaño

Aunque piense que el estaño es un metal anticuado, el estaño es popular en vajillas, cuberterías, accesorios decorativos para el hogar y joyería. El estaño es el cuarto metal más utilizado en joyería, por detrás del oro, el platino y la plata, y se valora por su durabilidad, asequibilidad, versatilidad y su cálido acabado patinado.
El estaño es una aleación compuesta por un 90% de estaño y el 10% restante es una combinación de plata, cobre, bismuto y antimonio. El estaño, que se remonta a la Edad de Bronce, se convirtió rápidamente en un metal funcional utilizado para vajillas, botones, hebillas y bridas para caballos. Dado que el estaño no mantiene el filo, rara vez se utilizaba para espadas o aperos de labranza, pero más tarde se fundía para formar balas de mosquete.
Uno de los aspectos más deseables del estaño es que no necesita ser pulido con frecuencia, ya que no se empaña como la plata. La pátina del estaño tiende a oscurecerse lenta y uniformemente con el tiempo, lo que aumenta su atractivo. Por supuesto, es necesario lavarlo regularmente para eliminar las partículas de comida y el polvo. La limpieza adicional depende del tipo de acabado del estaño y de sus preferencias personales.