El amor nunca muere

El amor nunca muere

El amor nunca muere lyrics

El amor nunca muere es un musical romántico con música de Andrew Lloyd Webber, letra de Glenn Slater y libro de Lloyd Webber, Ben Elton, Frederick Forsyth y Slater. Se trata de una secuela del musical de 1986 El fantasma de la ópera y una adaptación de la novela de Forsyth de 1999 El fantasma de Manhattan.
La trama no se basa en el argumento de la novela original de 1910 de Gaston Leroux. Lloyd Webber declaró: “No la considero una secuela, es una obra independiente”[1] y más tarde aclaró: “Está claro que es una secuela, pero no creo que haya que haber visto El fantasma de la ópera para entender El amor nunca muere”[2]. “Glenn Slater explicó posteriormente que Lloyd Webber “no lo veía como una secuela, sino como una segunda historia con estos personajes”[3]. El musical está ambientado en 1907,[4] que, según Lloyd Webber, es “diez años más o menos después del final del Fantasma original”,[5] aunque los hechos del original tuvieron lugar en realidad en 1881[6].
En el espectáculo, Christine Daaé es invitada por Oscar Hammerstein I para su debut en Estados Unidos, hasta que un empresario anónimo la contrata para actuar en Phantasma, una nueva atracción en Coney Island. Con su marido Raoul y su hijo Gustave a cuestas, viaja a Brooklyn, sin saber que en realidad es “El Fantasma” quien ha organizado su aparición en el popular balneario[cita requerida].

El amor nunca muere tour 2021

El amor nunca muere es un musical romántico con música de Andrew Lloyd Webber, letra de Glenn Slater y libro de Lloyd Webber, Ben Elton, Frederick Forsyth y Slater. Se trata de una secuela del musical de 1986 El fantasma de la ópera y una adaptación de la novela de Forsyth de 1999 El fantasma de Manhattan.
La trama no se basa en el argumento de la novela original de 1910 de Gaston Leroux. Lloyd Webber declaró: “No la considero una secuela, es una obra independiente”[1] y más tarde aclaró: “Está claro que es una secuela, pero no creo que haya que haber visto El fantasma de la ópera para entender El amor nunca muere”[2]. “Glenn Slater explicó posteriormente que Lloyd Webber “no lo veía como una secuela, sino como una segunda historia con estos personajes”[3]. El musical está ambientado en 1907,[4] que, según Lloyd Webber, es “diez años más o menos después del final del Fantasma original”,[5] aunque los hechos del original tuvieron lugar en realidad en 1881[6].
En el espectáculo, Christine Daaé es invitada por Oscar Hammerstein I para su debut en Estados Unidos, hasta que un empresario anónimo la contrata para actuar en Phantasma, una nueva atracción en Coney Island. Con su marido Raoul y su hijo Gustave a cuestas, viaja a Brooklyn, sin saber que en realidad es “El Fantasma” quien ha organizado su aparición en el popular balneario[cita requerida].

El amor nunca muere ramin karimloo

El amor nunca muere es un musical romántico con música de Andrew Lloyd Webber, letra de Glenn Slater y libro de Lloyd Webber, Ben Elton, Frederick Forsyth y Slater. Se trata de una secuela del musical de 1986 El fantasma de la ópera y una adaptación de la novela de Forsyth de 1999 El fantasma de Manhattan.
La trama no se basa en el argumento de la novela original de 1910 de Gaston Leroux. Lloyd Webber declaró: “No la considero una secuela, es una obra independiente”[1] y más tarde aclaró: “Está claro que es una secuela, pero no creo que haya que haber visto El fantasma de la ópera para entender El amor nunca muere”[2]. “Glenn Slater explicó posteriormente que Lloyd Webber “no lo veía como una secuela, sino como una segunda historia con estos personajes”[3]. El musical está ambientado en 1907,[4] que, según Lloyd Webber, es “diez años más o menos después del final del Fantasma original”,[5] aunque los hechos del original tuvieron lugar en realidad en 1881[6].
En el espectáculo, Christine Daaé es invitada por Oscar Hammerstein I para su debut en Estados Unidos, hasta que un empresario anónimo la contrata para actuar en Phantasma, una nueva atracción en Coney Island. Con su marido Raoul y su hijo Gustave a cuestas, viaja a Brooklyn, sin saber que en realidad es “El Fantasma” quien ha organizado su aparición en el popular balneario[cita requerida].

El amor nunca muere película

Me encantó a todos los que esperaban que fuera como el primer fantasma, no se suponía que lo fuera, es una obra propia y sí, no se puede comparar con el fantasma de la ópera, pero fue oscura, retorcida y fascinante, incluso más que el primer amor, los giros y vueltas de toda la historia, muy poderosa, y conmovedora me hizo llorar al final lo único que me hubiera gustado que el mismo reparto del fantasma de la ópera del 25 aniversario hubiera estado en ella, pero está bien, el nuevo reparto lo hizo muy bien, el nuevo escenario en Coney Island fue intrigante, las nuevas canciones fueron diferentes pero geniales, me encantaron los temas de rock, lo pusieron al día con un nuevo público que aprecia los musicales y esta historia del fantasma demuestra que el amor nunca muere.
Más allá de la espectacularidad de las canciones, el hermoso vestuario y la increíble escenografía, El amor nunca muere fue una gran decepción. La historia simplemente no es buena: agujeros en la trama, acciones fuera de lugar y un final absurdo. Me resultó difícil simpatizar o identificarme con los personajes. La trama también carece de cohesión narrativa, casi como si toda la historia fuera una débil colección de viñetas de personajes. Los conflictos de la trama están demasiado dispersos para crear una narrativa sólida. Las letras también dejan que desear. Todo el conjunto parecía una versión musical de un mediocre fan fiction. Se trata de una continuación muy pobre del incomparable Fantasma de la Ópera.