San judas tadeo oracion milagrosa para el amor

San judas tadeo oracion milagrosa para el amor

Oración del milagro de san judas

Santísimo Apóstol San Judas Tadeo, fiel servidor y amigo de Jesús, el nombre del traidor que entregó a tu amado Maestro en manos de los enemigos ha hecho que seas olvidado por muchos, pero la Iglesia te honra y te invoca universalmente como patrón de los casos sin esperanza y de las cosas desesperadas.    Ruega por mí, que estoy tan necesitado; haz uso, te lo imploro, de ese privilegio particular que se te ha concedido de llevar ayuda visible y rápida allí donde la ayuda está casi desesperada.    Venid a socorrerme en esta gran necesidad para que reciba los consuelos y el socorro del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos en particular (mencionad aquí vuestra petición) y para que pueda bendecir a Dios con vosotros y con todos los elegidos por toda la eternidad.    Te prometo, oh bendito Judas, tener siempre presente este gran favor, y nunca dejaré de honrarte como mi especial y poderoso patrono y de hacer todo lo que esté en mi mano para fomentar la devoción hacia ti.    Amén.
Oh Santo San Judas, Apóstol y Mártir, grande en virtudes y rico en milagros, pariente cercano de Jesucristo, fiel intercesor de todos los que invocan tu especial patrocinio en tiempos de necesidad, a ti recurro desde lo más profundo de mi corazón y te suplico humildemente que vengas en mi ayuda a quien Dios ha dado tan gran poder.    Ayúdame en mi presente y urgente petición.    A cambio, prometo dar a conocer tu nombre y hacer que se te invoque.    San Judas ruega por todos nosotros que invocamos tu ayuda.    Amén.

Oración milagrosa de san judas de 3 días

San Judas fue uno de los apóstoles originales y también es conocido como Tadeo. Es el autor de la epístola canónica y se describe a sí mismo como Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Santiago el Menor. El término podría significar también “hermanos del Señor” describiendo su cercanía con JesúsLa epístola de su autoría está dirigida a las Iglesias de Oriente, en particular a los judíos conversos.Oración de San Judas
Santísimo Apóstol, San Judas, fiel servidor y amigo de Jesús, la Iglesia te honra y te invoca universalmente, como patrón de los casos difíciles, de las cosas casi desesperadas, Ruega por mí, que estoy tan desamparado y solo.  Intercede ante Dios por mí para que traiga una ayuda visible y rápida allí donde la ayuda es casi desesperada. Venid a socorrerme en esta gran necesidad para que reciba el consuelo y la ayuda del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, particularmente
y para que pueda alabar a Dios contigo y con todos los santos por siempre. Prometo, oh bendito San Judas, tener siempre presente este gran favor que Dios me ha concedido y honrarte siempre como mi especial y poderoso patrón, y fomentar con gratitud la devoción hacia ti.

Oración infalible a san judas

San Judas Apóstol es el patrón general de las “causas perdidas” o “situaciones desesperadas”. Esto se debe a que Judas fue un santo que a menudo fue olvidado a lo largo de la historia debido a su nombre. En latín su nombre es “Judas”, pero no es la misma persona que Judas Iscariote. La gente tenía miedo de rezarle, pensando que podrían estar rezando al “traidor” en su lugar.
Sin embargo, a pesar del olvido, quien rezaba a San Judas con fe era recompensado con una intervención milagrosa. De ahí que, desde entonces, se haya convertido en el santo favorito de muchos necesitados.

Novena de milagros de san judas

San Judas Tadeo es el patrón de los casos desesperados. Así que, esa situación de dilema en la que te encuentras ahora mismo, en la que estás atrapado entre dos decisiones y no sabes cuál tomar; probablemente relacionada con tu familia, tu negocio, tus estudios o cualquier otro aspecto de tu vida, encomiéndala a San Judas para que interceda por ti y te obtenga la sabiduría para discernir qué decisión tomar y qué paso dar. Reza esta oración
“Dios de la vida, me hiciste a tu perfecta imagen, para vivir en tu amor y darte gloria, honor y alabanza. Abre mi corazón a tu poder sanador. Ven, Señor Jesús, calma mi alma como susurraste “Paz” al mar tempestuoso.
San Judas, santísimo Apóstol, en mi necesidad te extiendo la mano. Te ruego que intercedas por mí para que encuentre fuerzas para superar mi enfermedad. Bendice a todos los que luchan contra la adicción. Tócalos, cúralos, asegúrales el amor constante del Padre.