Un viejo que leia novelas de amor

Un viejo que leia novelas de amor

El viejo que leía historias de amor en línea

En un remoto pueblo ribereño en lo profundo de la selva ecuatoriana, Antonio José Bolívar se refugia en las novelas amorosas. Pero los turistas y los oportunistas están haciendo incursiones en la zona, y el equilibrio de la naturaleza está sufriendo un peligroso cambio. Traducido por Peter Bush.
Cuando trabajas como asistente de ejecutivo, el 80% de lo que hace que el trabajo sea bueno e interesante es si te llevas bien con tu jefe o no. Y no quiero presumir, ¡pero mi jefe es el mejor! Cuando empezamos a trabajar juntos, enseguida se dio cuenta de que siempre tenía libros por ahí y de que me pasaba la mayor parte de las pausas para comer con la nariz metida en las páginas de mi última lectura. Un día, me dio algunas cosas para archivar, pero también un librito delgado: «Es uno de mis favoritos: ¡espero que te guste!»En serio. Mejor bo
«A menudo escuchaba que la sabiduría llega con la edad, y esperaba, confiando en que esa sabiduría le traería lo que más deseaba; esa capacidad de guiar sus recuerdos y no caer en las trampas que a menudo le tendían»»De día, el hombre y la selva. De noche, el hombre es la selva».

El viejo que leía historias de amor resumen

La afición del director australiano Rolf de Heer por hacer películas sobre personajes aislados en los márgenes de la sociedad tiene un ejercicio elegíaco en «El viejo que leía historias de amor», una adaptación suave e inmensamente simpática de la novela de Luis Sepúlveda.
La afición del director australiano Rolf de Heer por hacer películas sobre personajes aislados en los márgenes de la sociedad, ya demostrada ampliamente en «Bad Boy Bubby», «Epsilon», «The Quiet Room» y «Dance Me to My Song», obtiene un ejercicio elegíaco en «The Old Man Who Read Love Stories», una adaptación suave e inmensamente agradable de la novela de Luis Sepúlveda. Esta coproducción franco-austríaca, rodada íntegramente en la selva de la Guayana Francesa y centrada en una atractiva y sutil interpretación de Richard Dreyfuss, presenta un gran reto de marketing, pero podría obtener sólidos beneficios en salas especializadas antes de tener una vida auxiliar decente en la que, desgraciadamente, sus amplios efectos visuales se verán muy limitados.
Ambientada en una pequeña comunidad amenazada por un jaguar cazador de hombres, la película recuerda a «El fantasma y la oscuridad», realizada también por un director australiano, Stephen Hopkins. Pero, aunque de Heer construye una atmósfera de suspense, evita deliberadamente las emociones vicarias que presentaba la película del león de Hopkins. En su lugar, presenta un estudio de carácter de un hombre sencillo que encuentra sus placeres en las pequeñas cosas de la vida.

El anciano que leía historias de amor análisis

Buscadores de oro, intrusos gringos y sórdidos aventureros asesinan a indígenas, masacran especies en peligro de extinción y convierten la exuberante selva ecuatoriana en un páramo en esta breve y conmovedora novela con un rotundo mensaje ecologista. Viviendo en una cabaña en la selva desde hace más de 40 años, Antonio José Bolívar Proano, ya anciano, lee novelas románticas para llenar el vacío que le dejó la muerte de su esposa por malaria años atrás. De los indios shuar, Antonio ha aprendido a vivir en armonía con la naturaleza; participa en sus ritos secretos y bebe pociones alucinógenas con ellos. Entonces, un alcalde sin escrúpulos obliga al reticente Antonio a participar en la caza de un ocelote cuyas crías fueron asesinadas por un gringo, convirtiéndola en una depredadora que acecha y mata a los hombres. El horrible enfrentamiento que se produce entre el hombre y el felino revela hasta qué punto la depredación humana ha torturado a la fauna y ha perturbado los ecosistemas. El escritor chileno Sepúlveda, exiliado político que vive en Alemania desde 1980, trabajó en la selva amazónica para la UNESCO, y su íntima familiaridad con la tierra y todas sus criaturas ilumina una parábola tensa y conmovedora. (Mar.)

El viejo que leía historias de amor resúmenes de los capítulos

Antonio José Bolívar Proano lleva casi cuarenta años viviendo en la selva de Ecuador. Antes vivía con los nativos shuar, pero circunstancias trágicas le obligaron a abandonar su tribu de adopción y a establecerse con sus compañeros blancos en el pequeño pueblo de El Idilio. Antes era un gran cazador, pero ahora ha envejecido y no disfruta más que perderse en el dolor y la angustia de las historias de amor condenadas. Un dentista que se presenta dos veces al año para extraer dientes a los habitantes del pueblo le trae dos libros nuevos. El dentista conoce a una prostituta que tiene exactamente el mismo gusto por los libros que Bolívar.
Bolívar se conformaría con llevar su sencilla vida y pasar las horas de sus días embelesado por las pasiones de la gente de ficción, pero un hombre es asesinado por una hembra de ocelote después de matar a sus cachorros y herir a su pareja. Bolívar se ve obligado a unirse a la caza de la hembra por el alcalde gordo y maltratador de mujeres, al que todos llaman el Sapo Flaco a sus espaldas. «Su mujer lo va a matar. Está acumulando odio pero aún no tiene suficiente. Estas cosas llevan tiempo».