Anuncios publicitarios de television actuales

Anuncios publicitarios de television actuales

Retroalimentación

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Anuncio televisivo” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (febrero de 2013) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Se ha sugerido que la pausa publicitaria en sí, y las regulaciones relativas a ella (especialmente el horario, la duración y la frecuencia de cada pausa; no el contenido en los anuncios) se dividan en otro artículo titulado Pausa publicitaria. (Discutir) (Noviembre 2018)
Un anuncio de televisión (también llamado comercial de televisión, anuncio, anuncio, anuncio de televisión o simplemente un anuncio) es un tramo de programación de televisión producido y pagado por una organización. Transmite un mensaje que promueve, y pretende comercializar, un producto o servicio. Los anunciantes y comercializadores pueden referirse a los anuncios de televisión como TVC[1].
Los ingresos por publicidad proporcionan una parte importante de la financiación de la mayoría de las cadenas de televisión de propiedad privada. Durante la década de 2010, el número de anuncios ha crecido de forma constante, aunque la duración de cada anuncio ha disminuido[2][3] Los anuncios de este tipo han promovido una amplia variedad de bienes, servicios e ideas desde los primeros días de la historia de la televisión[4].

La publicidad de la televisión…

Antes de que existiera Netflix y Chill, y cuando el DVR no era más que un destello en los ojos de nuestra compañía de cable, solíamos ver la televisión y nos veíamos obligados a soportar los anuncios. Hoy en día, la mayoría de nosotros ignoramos estos anuncios. De hecho, el 76% de las personas se saltan completamente los anuncios mientras ven sus programas. Por lo tanto, no es la mina de oro publicitaria que solía ser.
Pero aún hay esperanza para los amantes de los anuncios. Un buen anuncio resiste la prueba del tiempo, despierta sentimientos nostálgicos y tiene el potencial de convertirse en una sensación viral. Además, la Super Bowl desencadena cada año una oleada de anuncios divertidos. Es el único momento en el que la gente se preocupa por sentarse a analizar los anuncios de empresas populares como Doritos, Ford y Mountain Dew, por nombrar algunas.
La gente de todo el país empezó a hablar después de que se emitiera este anuncio de Apple en 1984. La empresa anunciaba su ordenador Macintosh original. El anuncio, dirigido por Ridley Scott (el mismo responsable de Alien y Gladiator), mostraba a una mujer con poca ropa luchando contra una máquina de lavado de cerebro, inspirada en la clásica novela distópica de George Orwell “1984”. La sociedad futurista representada condenaba a un montón de zánganos a una vida basada en la “Unificación de Pensamientos”.

Anuncios de televisión de productos

Antes de que existiera Netflix y Chill, y cuando el DVR no era más que un destello en los ojos de nuestra compañía de cable, solíamos ver la televisión y nos veíamos obligados a soportar los anuncios. Hoy en día, la mayoría de nosotros ignoramos estos anuncios. De hecho, el 76% de la gente se salta completamente los anuncios mientras ve sus programas. Por lo tanto, no es la mina de oro publicitaria que solía ser.
Pero aún hay esperanza para los amantes de los anuncios. Un buen anuncio resiste la prueba del tiempo, despierta sentimientos nostálgicos y tiene el potencial de convertirse en una sensación viral. Además, la Super Bowl desencadena cada año una oleada de anuncios divertidos. Es el único momento en el que la gente se preocupa por sentarse a analizar los anuncios de empresas populares como Doritos, Ford y Mountain Dew, por nombrar algunas.
La gente de todo el país empezó a hablar después de que se emitiera este anuncio de Apple en 1984. La empresa anunciaba su ordenador Macintosh original. El anuncio, dirigido por Ridley Scott (el mismo responsable de Alien y Gladiator), mostraba a una mujer con poca ropa luchando contra una máquina de lavado de cerebro, inspirada en la clásica novela distópica de George Orwell “1984”. La sociedad futurista representada condenaba a un montón de zánganos a una vida basada en la “Unificación de Pensamientos”.

Sr. whipple

Los anunciantes televisivos de Estados Unidos, al igual que el resto de nosotros, han luchado por adaptarse a la pandemia de coronavirus. Todos estamos en casa viendo la televisión, pero muchos de nosotros no tenemos el dinero, el sentido o la voluntad de salir y participar en la economía de consumo como solíamos hacerlo. (Yo, por ejemplo, apenas he comprado nada más que alimentos, bebidas y camisetas conmemorativas). Esto deja a las empresas en la extraña posición de querer asegurarnos que todos estamos unidos durante estos tiempos extraordinarios, mientras que simultáneamente insisten en que los tiempos siguen siendo lo suficientemente ordinarios como para que consideremos la posibilidad de comprar un coche nuevo. Ha sido una venta difícil, y no sólo porque la gente está asustada y el comercio minorista sigue en una congelación parcial. Aunque la gente gastara lo mismo que antes, la pandemia ha creado toda una serie de nuevas pautas de consumo que los anuncios no están preparados para abordar.
La mayoría de las veces, los anuncios de televisión tienden a describir el consumo de un producto como una experiencia que mejorará tu vida de una manera increíblemente escandalosa. El anunciante quiere que asocie su producto con alguna actividad más divertida que quedarse sentado en casa viendo la televisión, como conducir un coche rápido por estrechas carreteras de montaña o perseguir a un personaje de dibujos animados que acaba de robarle los cereales. No se ven demasiados anuncios de marcas en los que aparezcan tristes solitarios bebiendo cerveza light en sus sombríos estudios, y sin embargo aquí estamos todos, una nación de ermitaños involuntarios. En estas circunstancias, ¿cómo se consigue que la gente tenga ganas de salir a comprar?