Dibujos calidos y frios

Dibujos calidos y frios

Dibujos de colores cálidos

He pensado en una imagen que se corresponda con las sensaciones de “temperatura” que dan los colores cálidos y fríos. La idea ha dado lugar a esta obra, con un sol y una luna. El sol evoca el calor, el fuego, y la gama de colores cálidos, mientras que la luna evoca el frío y la noche con la gama de colores fríos.
Dividimos una hoja de dibujo por la mitad horizontalmente, y dibujamos un círculo en el centro. A la izquierda del círculo hemos dibujado una media luna, y a la derecha un medio sol. En este ejercicio, realizado con las clases de 6° grado, los alumnos han tenido que distinguir entre colores cálidos y fríos, e intentar crear nuevos colores mezclando colores acrílicos.
A continuación, cada alumno ha pintado las dos partes del dibujo, con colores puros y con colores creados especialmente. A continuación, el cuadro se decoró con lápices de colores con dibujos de textura, respetando la separación entre colores cálidos y fríos. El último toque fue añadir un contorno en rotulador negro, para resaltar las imágenes del sol y la luna.

Hoja de trabajo sobre colores cálidos y fríos

El concepto de colores cálidos y fríos se lleva escribiendo desde hace cientos de años. La mayoría de las teorías parten de la clásica rueda de colores de seis puntos (tres colores primarios y tres secundarios). Una línea divisoria divide la rueda en cálidos y fríos. La ubicación de la línea varía según el razonamiento del teórico. En cualquier caso, la idea general es que los colores cálidos son el rojo, el naranja y el amarillo, y los colores fríos son el verde, el azul y el magenta (Figura 2).
Si comparamos el “amarillo” con el “azul”, es fácil ver que el amarillo es cálido y el azul es frío.    Comparar el “rojo” con el “magenta” puede ser menos obvio, ya que están uno al lado del otro. Pero si identificas y comparas las “temperaturas de color”, un rojo azulado (magenta) es más frío que un rojo amarillento (Figura 3). La descripción de la inclinación de un color hacia otro primario o secundario también se denomina “sesgo”. Un rojo, como podemos ver, puede tener un sesgo amarillo o azul.
La temperatura del color también es importante a la hora de mezclar la pintura. Para que las mezclas sean limpias, hay que utilizar colores con cualidades cromáticas similares.    Por ejemplo, al mezclar un rojo amarillento con un amarillo rojizo se obtienen naranjas secundarios brillantes (Figura 4). Al describir un color a alguien, a menudo nos referimos al “sesgo” del color. Un rojo puede tener un sesgo amarillo o puede tener un sesgo azul.

Dibujo fácil de colores cálidos y fríos

Trefilado de barras (diagrama)El trefilado es un proceso de trabajo del metal que utiliza fuerzas de tracción para estirar (alargar) el metal, el vidrio o el plástico. A medida que el metal se estira (se tira de él), se va haciendo más fino, para conseguir la forma y el grosor deseados. La embutición se clasifica en dos tipos: embutición de chapa y embutición de alambre, barras y tubos. La embutición de chapas se define como una deformación plástica sobre un eje curvo. En el caso del trefilado de alambres, barras y tubos, el material de partida se estira a través de una matriz para reducir su diámetro y aumentar su longitud. El trefilado suele realizarse a temperatura ambiente, por lo que se clasifica como un proceso de trabajo en frío, aunque también puede realizarse a temperaturas elevadas para trabajar en caliente grandes alambres, barras o secciones huecas con el fin de reducir las fuerzas[1][2].
La embutición se diferencia de la laminación en que la presión de la embutición no se transmite a través de la acción de giro del molino, sino que depende de la fuerza aplicada localmente cerca de la zona de compresión. Esto significa que la cantidad de fuerza de embutición posible está limitada por la resistencia a la tracción del material, un hecho que resulta especialmente evidente cuando se embuten alambres finos[3].

Los colores fríos en el arte

Pintor abstracto estadounidense nacido en Wisconsin. Estudió en el Instituto de Arte de Chicago, en la Art Student’s League de Nueva York y en la Colombia Teacher’s College de Nueva York. Fue profesora de arte antes de convertirse en artista a tiempo completo. Fue una de las líderes del desarrollo del movimiento modernista estadounidense. O’Keeffe pintó bodegones, flores macizas, la serie Nueva York de noche, paisajes del suroeste y huesos descarnados encontrados en el desierto. En 1939 fue seleccionada como una de las doce mujeres más destacadas de los últimos cincuenta años por el Comité de la Feria Mundial de Nueva York. Su cuadro, Sunset-Long Island, fue elegido para representar a Nueva York en una exposición de arte de Estados Unidos en la Feria Mundial. En 1985, O’Keeffe recibió la Medalla de las Artes del Presidente Ronald Reagan.