Estrategias de branding ejemplos

Estrategias de branding ejemplos

Estrategia de marketing

Un producto bien recibido por el público objetivo puede transformar un negocio. A medida que los consumidores se vuelven más inteligentes, las empresas deben ser más estratégicas en sus esfuerzos de marca para garantizar que sus productos y servicios tengan una gran demanda. Cuando se trata de estrategias de marca, no existe una opción única para todos. Su equipo de marketing debe marcar sus productos y servicios con una estrategia que esté en consonancia con los valores de su empresa y resuene con sus clientes. A continuación se presentan cinco tipos diferentes de estrategias de marca que su empresa debería considerar.
Las marcas conocidas aprovechan la popularidad de sus propios nombres de empresa para mejorar el reconocimiento de la marca. Los logotipos, eslóganes, envases o colores suelen ser reconocidos por los consumidores en asociación con la empresa en su conjunto. Por ejemplo, empresas como Coca-Cola, Tylenol y Porsche se basan en la marca del nombre de la empresa para atraer a su público.
Las grandes empresas con una variedad de productos bien conocidos pueden optar por una estrategia de marca individual dando a cada producto su propio nombre de marca. Por ejemplo, Apple es la empresa matriz pero confía en una estrategia de marca individual para comercializar sus diferentes marcas como Mac, iPhone o iPad.

Ejemplos de marca

Marca corporativa: La empresa en su conjunto debe tener una marca propia que la gente reconozca como digna de confianza, de calidad y de utilidad. ¿Qué representa la empresa en su conjunto? ¿Cómo se presenta la empresa al mundo?
Marca de producto: Si su empresa fabrica productos individuales o servicios separados que pueden variar, estos también deben tener sus propias marcas establecidas. El mejor ejemplo en este caso sería la empresa Coca-Cola, obviamente una marca muy conocida. Pero también tienen marcas como Sprite, Fanta, Powerade y otras bebidas que tienen sus propias estrategias de marca.
Marca personal: Además de una marca corporativa o de producto, los individuos de la empresa pueden desarrollar su propia identidad de marca personal. Pueden ser los directivos, los empleados en general o los que buscan ser contratados. Una marca personal genera confianza, muestra sus conocimientos y establece su reputación profesional.
Este es un marco que su empresa debe aplicar al desarrollar la estrategia de marca. Y si no se abordan actualmente, asegúrese de volver y empezar a aplicarlos para crear un crecimiento de marca exitoso.

Tipos de estrategias de marca

¿Qué hace que un producto como Coca-Cola sea una marca icónica? ¿Cómo es que es tan conocida que la gente de todo el mundo la reconoce y la compra al instante? Gran parte de la respuesta se encuentra en su estrategia de marca. Conozca los componentes de una estrategia de marca y cómo formularla.
Definición de una estrategia de marcaUna estrategia de marca es un plan formal utilizado por una empresa para crear una imagen particular de sí misma en la mente de los clientes actuales y potenciales. Cuando una empresa ha creado y ejecutado una estrategia de marca exitosa, la gente sabe sin necesidad de que le digan quién es la empresa y qué hace. Empresas tan grandes y consolidadas como Coca-Cola, así como pequeñas marcas e incluso negocios que venden servicios a otras empresas, se benefician de una estrategia de marca cuidadosamente creada. Como resultado de la estrategia de marca, la gente desarrolla un sentimiento u opinión particular sobre una empresa, un sentimiento que impulsa sus decisiones de compra. Este sentimiento equivale al valor de la marca. Cuanto más fuerte sea el sentimiento de la gente hacia una marca, más fuerte será el valor de la marca.

Combinación de marketing

Irónicamente, el diseño gráfico es sólo una pequeña parte de un proceso integral de creación de marca. La estética de la marca es el subproducto de muchas decisiones cuidadosamente sopesadas sobre los valores fundamentales, los buyer personas y las propuestas de valor únicas (UVP) y, sobre todo, el mensaje de la marca.
Lo que vemos la mayoría de las veces es que las marcas se apresuran a ampliar su marketing. Con la idea de que una mayor notoriedad equivale de algún modo a más clientes, invierten todo su dinero en conseguir la mayor atención posible mientras trabajan lentamente en el fondo de su producto o servicio.
Los clientes compran porque su marketing ha conseguido cambiar sus creencias. Una vez ganada esa batalla, la venta es fácil porque el cliente cree que tu producto o servicio es la mejor solución a su problema.
¿Confía en una aplicación móvil para gestionar su cuenta bancaria? Si se parece a nuestros hermanos del otro lado del Atlántico, la respuesta es probablemente sí. Según la Asociación de Banqueros Británicos, el cliente medio del Reino Unido consulta sus finanzas a través de su smartphone más de una vez al día.