Etapas de una campaña

Etapas de una campaña

Fases de la campaña militar

En los últimos años, hemos cosechado un gran éxito con la realización de lanzamientos. Cada uno ha sido mayor y mejor que el anterior, ya que hemos aprendido lo que funciona. Los lanzamientos funcionan mejor si tienes algo completamente nuevo que ofrecer, pero también pueden impulsar las ventas de los mismos productos/servicios que has estado vendiendo durante años.
A través de nuestra experiencia, hemos descubierto que los mejores lanzamientos tienen 4 etapas distintas. Estas etapas ayudan a empujar a sus clientes potenciales a través de la campaña y conseguir que compren. La próxima vez que haga un lanzamiento de cualquier tipo, asegúrese de tener las 4 etapas en su lugar.
A continuación se muestra una línea de tiempo aproximada de lo que debería ser una gran campaña de lanzamiento. Los números muestran los días de la campaña y las barras de color indican en qué etapa de la campaña debe centrarse en ese momento.
La fase de prelanzamiento es un paso fundamental para el éxito del lanzamiento y, sin embargo, la mayoría de la gente lo ignora por completo. Un lanzamiento funciona bien porque la gente está entusiasmada con la novedad que se le ofrece de repente. Es necesario que los clientes potenciales estén entusiasmados, porque si no lo están, no van a comprar.

Etapas de la campaña publicitaria

Desde «Gracias, mamá» de P&G hasta «Small Business Saturday» de American Express o «El hombre más interesante del mundo» de Dos Equis, las campañas de marketing tienen una forma de quedarse con nosotros mucho tiempo después de una impresión o una compra.
Las campañas de marketing son esfuerzos organizados y estratégicos para promover un objetivo específico de la empresa, como dar a conocer un nuevo producto o captar las opiniones de los clientes. Por lo general, su objetivo es llegar a los consumidores de diversas maneras y se combinan los medios de comunicación, como el correo electrónico, la publicidad impresa, la publicidad televisiva o radiofónica, el pago por clic y las redes sociales.
Por ejemplo, todos los anuncios de Nike que ve o escucha de camino al trabajo probablemente no forman parte de una campaña. Pero, si ves una valla publicitaria de Nike, pasas por un post de Instagram patrocinado por Nike y recibes un correo electrónico de Nike, todo ello promocionando el mismo producto… definitivamente has sido testigo de una campaña de marketing.
La publicidad es un componente del marketing. El marketing es la forma en que una empresa planea dar a conocer su marca y convencer a los clientes para que realicen una compra, mientras que la publicidad es el proceso de creación de los mensajes persuasivos en torno a estos objetivos generales.

Etapas del ciclo publicitario

No prepararse significa prepararse para fracasar, dice el viejo adagio, y es cierto cuando se trata de realizar sus campañas publicitarias. Antes de empezar una nueva campaña, es importante que planifique lo que va a hacer y lo que espera conseguir.
El proceso que me gusta utilizar con mis clientes divide el proceso de planificación en cuatro sencillos pasos, lo que facilita al máximo la preparación de una campaña exitosa. Es importante que siga los pasos en el orden indicado, ya verá por qué cuando los lea.
Lo ideal es que su objetivo sea numérico, como «generar 200 nuevos clientes potenciales», «conseguir 1.000 visitas al sitio», «vender 150 artículos de nuestro nuevo producto» o «aumentar el conocimiento de la marca en 5 puntos porcentuales». Mantenerlo centrado en una cifra le obligará a tomar decisiones específicas sobre los demás elementos de su campaña en los tres pasos siguientes y, en última instancia, le ayudará a garantizar que la campaña genere esos resultados. También significa que tiene una medida específica del éxito cuando la campaña está en marcha, lo que le ayuda a mantenerse centrado sobre si la campaña va bien o no cuando se necesitan decisiones a mitad de campaña para mejorar el rendimiento. Evite que su objetivo sea una afirmación general como «aumentar las ventas»; por supuesto, ese siempre será el objetivo final, pero debe tener algo más específico en mente.

Modelo de desarrollo de cinco etapas de yale

En la segunda etapa del proceso de planificación, la atención se centró en dar cuerpo a los elementos del plan y desarrollar el conjunto de actividades y herramientas de comunicación necesarias para alcanzar sus objetivos. Ahora nos centramos en los detalles de cómo agrupar estos elementos y en qué orden elegir para desplegar las distintas partes de la campaña. En pocas palabras, este elemento se centra en la secuencia de la campaña.
Este proceso de planificación suele basarse en una idea de oleadas de la campaña, es decir, dividir las etapas de la campaña para lograr un conjunto de objetivos secuenciados a través de periodos más intensos o más fuertes, así como más tranquilos. Por ejemplo, como se muestra en el diagrama siguiente, se podría tener una fase tranquila para conseguir apoyo, luego un lanzamiento para atraer la atención de los medios de comunicación, seguido de la celebración de un acto público para mantener el impulso y, por último, llegar a dirigirse a los responsables políticos con una petición más específica. Estas tres etapas combinadas pueden considerarse la primera oleada de una campaña.
No existe una fórmula sencilla o una lista de control para todas las campañas en este sentido; se trata de considerar cuáles serán sus pasos a lo largo de la campaña para crear un impulso, alcanzar un conjunto de objetivos factibles y secuenciados y agrupar las actividades implicadas de la manera más eficaz en torno a estas etapas u oleadas. El acontecimiento o el debate con el que intenta conectar su campaña (tal y como se identificó en el paso 1 del proceso de planificación) también puede ser un motor importante de esta planificación. Un ejemplo de este tipo de programación estratégica de las actividades y herramientas de la campaña se detalla en el recuadro siguiente: