Fotos de luchadores mexicanos

Fotos de luchadores mexicanos 2020

Los luchadores de lucha libre Bandido y Espectrito, animan a las personas sin máscara a usarla, como medida de prevención contra el coronavirus en el mercado de la Central de Abastos, en la Ciudad de México, México 10 de marzo de 2021. Los famosos luchadores de lucha libre de México…más
Luchadores de Lucha Libre, animan a los que no tienen máscara a usarla como medida de prevención contra el coronavirus en el mercado de la Central de Abastos, en la Ciudad de México, México 10 de marzo de 2021. Un año después de la pandemia, los estadios que normalmente atraen a miles de…más
Luchadores de Lucha Libre, animan a los que no tienen máscara a usarla como medida de prevención contra el coronavirus en el mercado de la Central de Abastos, en la Ciudad de México, México 10 de marzo de 2021. A un año de la pandemia, las arenas que normalmente atraen a miles de espectadores alborotados para ver a los luchadores de estilo libre en las peleas de lucha libre han permanecido cerradas.
El luchador de lucha libre Ciclón Ramírez rocía agua a un hombre mientras él y otros animan a los que no tienen máscara a usarla como medida de prevención contra el coronavirus en el mercado de la Central de Abastos, en Ciudad de México, México 10 de marzo de 2021. «¡Ponte una máscara!» un…más

Lucha libre

Luchadores mexicanos de lucha libre realizan una pelea de exhibición para los medios de comunicación, mientras entrenan para lo que serán eventos de transmisión en vivo por los que cobrarán, en los famosos jardines flotantes de Xochimilco en las afueras de la Ciudad de México, en medio de la pandemia de coronavirus. (Imagen: AP/Fernando Llano)
El luchador de lucha libre enmascarado Mister Jerry se sube a una embarcación para entrenar para los combates que se retransmiten en directo. Con la reapertura de las visitas en barco a los jardines flotantes, aunque los combates públicos de lucha libre ante el público en directo siguen estando prohibidos, Mister Jerry y sus dos hermanos luchadores apuestan por formar parte del renacimiento del turismo. (Imagen: AP/Marco Ugarte)
Luchadores mexicanos de lucha libre se sitúan al borde de una embarcación donde los fotógrafos les toman fotos antes de una lucha de exhibición para los medios de comunicación en los famosos jardines flotantes de Xochimilco, en las afueras de Ciudad de México. (Imagen: AP/Fernando Llano)
El luchador mexicano «Ciclónico», miembro de la familia Olivares, lleva su máscara para no ser identificado mientras trabaja en el negocio familiar del mercado de flores con sus dos hermanos, también luchadores, en Xochimilco, en las afueras de Ciudad de México. Los hermanos Olivares defienden al mismo tiempo la lucha libre y la tradición agrícola más antigua de los huertos flotantes, que se remontan a la época azteca, y que están constantemente amenazados por la contaminación y el desarrollo invasivo. (Imagen: AP/Marco Ugarte)

Máscara de luchador mexicano

Pocas tradiciones culturales de México se han visto tan afectadas por la pandemia del coronavirus como la lucha libre. Los tres hermanos Olivares, un grupo emprendedor de jóvenes aspirantes a luchadores de la zona de Xochimilco, han montado un ring improvisado en uno de los famosos «jardines flotantes» de la zona y planean ofrecer exhibiciones de lucha libre a los turistas que disfrutan de los canales recién reabiertos que atraviesan los campos flotantes. Ahora se ganan la vida vendiendo las flores que cultivan en las islas artificiales de Xochimilco -conocidas como chinampas- y vendiendo tacos y tortas en otros lugares de la ciudad. Tenemos el ring, tenemos la chinampa, tenemos todo'», dijo el hermano mayor, de 25 años, que lucha bajo el nombre de «Ciclónico». «Así que decidimos traer este hermoso deporte a este precioso paisaje».
Con la reapertura de los paseos en barco por los jardines flotantes -aunque los combates públicos de lucha libre ante el público en directo siguen estando prohibidos en gran medida-, los hermanos apuestan por formar parte del renacimiento del turismo.Otros luchadores han llevado el deporte a la red. Víctor Góngora, que lucha bajo el nombre de «Herodes Jr.», ha estado luchando en combates retransmitidos en directo por Internet por unos 12 dólares, aunque la gente puede pagar tan sólo 3 dólares para obtener las grabaciones del combate una vez terminado.Pero reconoce que no es lo mismo sin las multitudes que rugen y juran, que son una parte clave de los eventos ruidosos. La lucha libre en México siempre ha sido algo que se hace en estadios llenos de gente», dice Góngora. «Pero hasta que los estadios vuelvan a abrirse -Gongora dice que su primer combate con los aficionados al 30% de su capacidad se celebrará la semana que viene- los combates que se transmiten en línea por vídeo son una solución temporal. «Es una forma de ayudar con los gastos, lo justo para salir adelante», dice.Muchos luchadores con menos conocimientos tecnológicos no tienen ni siquiera esa suerte.

Ver más

El luchador profesional Ciclón Ramírez Junior, dijo: ‘La gente todavía no cree en este virus a pesar de tantas muertes que ha habido, de tantas situaciones que han pasado en el mundo, pero creo que nos sentimos comprometidos con la sociedad.
‘Podemos ser una imagen y ayudar a que la sociedad siga tomando conciencia de que este virus sigue siendo muy fuerte, todavía tenemos que trabajar mucho para que esto se acabe. Lleva mucho tiempo y creo que nosotros como luchadores y como figuras públicas tenemos que ayudar.’
Los luchadores en México son admirados, por lo que se espera que puedan animar a la gente a usar coberturas (Foto: Reuters)La luchadora Sussy Love agregó: ‘Todavía es difícil porque hay gente que se resiste a usar una mascarilla y a creer [en el virus] pero seguimos luchando todos los días.
‘Esto no se acaba y por eso estamos aquí concienciando en diferentes puntos de la Ciudad de México, para que la gente siga usando la mascarilla para que continúe -junto a nosotros- en esta lucha’.
México fue el primer país de América Latina en comenzar a vacunar a su población, pero los últimos datos muestran que es uno de los países, por cada 100 ciudadanos, que menos vacunas ha administrado en el mundo.