Paisajes de la primavera

Paisajes de la primavera en línea

El interés del primer plano puede crear dramatismo y una verdadera sensación de profundidad. De hecho, uno de los trucos más antiguos en el libro de paisajes es disparar con un objetivo gran angular e incluir el tema en el primer plano inmediato.
La paciencia es la regla de oro en la fotografía de paisajes: no se puede apresurar. ¿Cuántas veces has visto una iluminación espectacular y luego has corrido a toda prisa para conseguir la toma correcta desde la posición adecuada?
En realidad, el éxito funciona al revés: hay que encontrar el lugar adecuado y esperar a que la increíble luz se cuele entre las nubes. Si adoptas este enfoque, conseguirás más fotos que nunca.
Suelen producirse en primavera debido al contraste entre las temperaturas nocturnas y diurnas, ya que el aire fresco de la noche provoca la condensación del aire cálido y húmedo de los valles. En los bosques, la niebla actúa como un enorme difusor que hace que los árboles lejanos se desvanezcan en el fondo para crear una atmósfera de misterio.
El brillo de la niebla o la bruma puede engañar a un exposímetro, así que toma tus lecturas iniciales de los tonos medios, luego haz la foto y comprueba tu histograma. Estas condiciones obligan a utilizar velocidades de obturación lentas, sobre todo si el objetivo está cerrado, así que utiliza un trípode, un cable disparador y un bloqueo del espejo.

Paisajes de la primavera del momento

Antes de salir a buscar paisajes primaverales, tómate un momento para considerar qué es la primavera. Piensa en campanillas, en el crecimiento fresco de la primavera y en los nuevos helechos que se abren y cubren los helechos muertos del año pasado.
Si trabajas en un paisaje con una alfombra de flores o ajos silvestres, prueba con un punto de vista bajo para enfatizar la perspectiva y hacer que las flores destaquen, sin dejar de ofrecer una visión general de la escena. Un diafragma pequeño, como f/16 o f/22, garantizará la nitidez de adelante hacia atrás y, si puedes, comprueba la profundidad de campo utilizando el botón de previsualización de la profundidad de campo. A modo de guía, para garantizar la máxima profundidad de campo, enfoca manualmente el objetivo a un tercio del recorrido de la imagen, desde el punto más cercano al que tu objetivo «ve» el infinito.
Si haces paisajes primaverales en zonas boscosas, la luz moteada que brilla a través de las hojas ayuda a resaltar la textura, la profundidad y la sensación de frescura de la primavera. Para conseguir un estilo abstracto adicional, prueba a hacer un paisaje de arrastre, desplazando la cámara hacia arriba durante una exposición más o menos larga, para dar una sensación impresionista.

Paisajes de la primavera 2021

El paisaje primaveral aquí en la granja Flower Hill es impresionante y estimulante.  Las especies de flores, pájaros y mariposas son abundantes. Identificar los pájaros por su canto y sus marcas es uno de los pasatiempos favoritos. Mientras se pasea por los jardines y campos, los colores en innumerables patrones pueden desafiar a un entusiasta de las mariposas también. Cuando el paisaje de las colinas se despierta del largo invierno, es estimulante, embriagador y contagioso. La vitalidad entra en la imaginación. La explosión de colores y fragancias de la primavera son potentes elixires para los espíritus cansados del invierno. La fauna que se reincorpora celebra con sus cantos y se transforma en colores vivos para atraer y multiplicarse. La agitación de la vida llena las ventanas abiertas, fluyendo hacia las habitaciones y las mentes que vuelan hacia el reino de la magia dentro de los jardines. El jardín es un santuario en el que se pisa con suavidad y tranquilidad, se escucha y se mira.    La mirada se traslada a menudo al paisaje más amplio. La primavera es increíblemente bella y curativa. Si la temperatura es cálida, puede pasar muy rápido. Una primavera fresca es lo que anhelo. La primavera hay que saborearla. Por la noche, escucho y oigo los pequeños brotes que se agitan bajo la hojarasca mientras se abren paso a través de la tierra. Los zarcillos se extienden hacia su potencial. La primavera ofrece esperanza.

Ver más

Si el invierno es la estación del monocromo, la primavera es la estación del color. La primavera, tras una temporada de letargo, nos recuerda que habitamos un organismo vivo milagroso. Nos recuerda que nuestro planeta es colorido. La ausencia hace que el corazón se vuelva más cariñoso.
Me encanta la fotografía de paisajes de invierno. Es la más gráfica de las estaciones. Un manto de nieve puede transformar una escena complicada en un cuadro sencillo y minimalista. La nieve y el hielo proporcionan un suministro ilimitado de texturas. El ángulo bajo del sol de invierno da vida a esas texturas. En resumen, el invierno es una estación de simplicidad monocromática.
A pesar de que a las estaciones no les importa lo que pensemos de ellas, me parece fortuito que la transición del invierno a la primavera en el oeste de las Montañas Rocosas sea agonizantemente lenta. Si de la noche a la mañana pasáramos de unas condiciones invernales prístinas, con nieve esponjosa y hielo pulido, al punto álgido de la primavera, con floraciones de flores silvestres y colinas verdes, creo que nos sentiríamos defraudados. Podríamos sentirnos como si no hubiéramos podido fotografiar todas las escenas invernales que esperábamos, que nuestro último recuerdo del invierno fue cuando estaba en su cúspide gloriosa. Es más, sospecho que nos sentiríamos mal preparados visualmente para enfrentarnos al resplandor de los colores de la primavera. Todo el espectro de colores presentes en un prado de montaña en flor podría abrumarnos.