Significado de los siete escalones del altar de muertos

Significado de los siete escalones del altar de muertos

Wikipedia

El Día de los Muertos fusiona las tradiciones españolas e indígenas mexicanas de devoción sagrada en una colorida manifestación de recuerdo a las personas que ya no están con nosotros. Se trata de una de las fiestas más queridas en México, y extremadamente agridulce.
Normalmente, las familias construyen un altar para los parientes fallecidos fuera de sus casas. Las instituciones como las escuelas hacen altares para personas extraordinarias (como autores y artistas). El montaje de los altares tiene lugar a finales de octubre, antes de que las almas regresen al mundo mortal el 28 de octubre. Los fantasmas llegan de forma ordenada: Primero, los que han tenido una muerte violenta, luego los bebés y niños no bautizados. Las almas de las personas que llevaron una vida ejemplar llegan al mundo mortal el 1 de noviembre, Día de Todos los Santos. El altar suele permanecer hasta el 3 de noviembre, aunque a veces se dejan unos días más.
Lo ideal es que un altar tenga siete pisos o escalones (que simbolizan la ruta hacia el cielo), cada uno de ellos decorado con diferentes baratijas y símbolos. La mayoría de las familias construyen un altar de tres pisos que representa la división entre el cielo, la tierra y el purgatorio. El altar puede ser tan sencillo o tan extravagante como se desee; lo importante es dedicar tiempo a la memoria de los seres queridos.

Ofrenda

Rorate Caeli agradece al canónigo Heitor Matheus, ICRSS, por compartir con nosotros esta hermosa homilía que predicó hace algún tiempo en Santa María de Wausau, Wisconsin. Es oportuno compartirla esta semana al recordar el dies natalis de San Juan Vianney el 4 de agosto (con su misa en el usus antiquior el 8 de agosto). Se nos recuerda que las órdenes menores y mayores están muy vivas en la Iglesia hoy, continuando la tradición inmemorial. Los jóvenes que responden a la llamada del Señor desean y merecen tener estos ritos para su fortalecimiento y santificación.
ESTE AÑO, en la fiesta de la Visitación de la Santísima Virgen María (2 de julio), nuestro Instituto ha tenido la gran alegría de dar nueve sacerdotes más a la Iglesia, nueve hombres más que han sido ordenados para continuar la obra de la Redención de Nuestro Señor Jesucristo. Por eso, hoy quiero hablar de esta hermosa aventura que llamamos vocación y de cómo un hombre se convierte en sacerdote.
Como en un gran rompecabezas, Dios tiene un lugar para cada uno de nosotros, y nosotros tenemos el deber de tratar de averiguar cuál es nuestro lugar. Y os digo que sólo vamos a ser felices, verdaderamente felices, en la vocación que Dios tiene para nosotros. Nuestra vocación es la decisión más importante que tenemos que tomar en esta vida: decidirá el curso de nuestra vida aquí abajo, y también influirá en nuestra eternidad.

Papel picado

Algunas personas piensan erróneamente que los mexicanos que montan ofrendas a sus familiares difuntos en realidad los están adorando.    Nada más lejos de la realidad. La gran mayoría de los mexicanos son cristianos católicos, por lo que sólo adoran a Dios.
Las ofrendas se montan para recordar y honrar la memoria de sus antepasados. Antes de poner un altar, limpian a fondo su casa. Hay que recordar que van a tener «visitas» muy importantes.
La comida se prepara especialmente para las almas. Se cocinan sus platos preferidos y se colocan en el altar: mole, tamales, frutas, arroz rojo, chocolate caliente y frutos secos. Algunas veces se les ofrece cigarrillos o licor si el familiar fallecido los disfrutaba en vida. Y por supuesto el Pan de Muerto.
Esta hermosa leyenda cuenta la historia de amor de dos jóvenes aztecas, Xóchitl y Huitzilin, un romance del que nació la flor de cempasuchil. Esta maravillosa historia de amor comenzó cuando los dos jóvenes aztecas eran aún pequeños. Solían pasar todo su tiempo libre…
Día de los Muertos: celebración, historia y orígenes Desde el principio de los tiempos, el hombre ha sentido la necesidad de explicar el misterio de la vida y la muerte. Muchas civilizaciones y culturas han creado rituales para tratar de dar sentido a la…

Altar del día de los muertos

En la mayoría de las culturas occidentales, la muerte se considera una ocasión triste y se suele evitar hablar del tema. Sin embargo, los mexicanos tienen una visión diferente. Una vez al año, del 31 de octubre al 2 de noviembre, la gente de todo México honra la memoria de los familiares y amigos que han muerto, durante la celebración del «Día de los Muertos». Esta fiesta de varios días suele ser más edificante que triste. Una de las piezas centrales de este ritual es el altar (u ofrenda), que puede tener entre dos, tres y siete escalones de altura.
Los altares del «Día de los Muertos», creados con mesas, cajas o estantes y que se encuentran en lugares de enterramiento o en casas, son especialmente intrincados. Independientemente del tamaño de los altares, deben incluir representaciones de los elementos de aire, agua, fuego y tierra. Un altar con dos escalones representa la tierra y el cielo. Con tres escalones, el altar representa el purgatorio, la tierra y el cielo, o la Santísima Trinidad. Las verdaderas obras maestras son los altares con siete escalones.
El «Día de los Muertos» tiene sus raíces en la antigua cultura maya, pero ha evolucionado a lo largo de los años con el catolicismo y la colonización. En general, la muerte se consideraba el inicio de un viaje al reino de los muertos antes de llegar al cielo. A lo largo del camino, los difuntos debían ofrecer regalos para completar su viaje. Con los años, se incorporaron cruces católicas y símbolos religiosos. Sin embargo, independientemente de las creencias religiosas, el altar sigue siendo una forma de honrar y celebrar la vida de los seres queridos que han partido de esta tierra.