Ventajas de ser creativo

Ventajas de ser creativo

Desventajas de ser creativo

Aumentar la creatividad en el lugar de trabajo lleva tiempo, pero a continuación se explica cómo los directivos y los empleados pueden beneficiarse del autodesarrollo, los nuevos enfoques y la propiedad compartida que aporta la creatividad.
Los creativos son, naturalmente, especialistas en lo que hacen. A veces tiene más sentido económico contratar a un tercero por su experiencia creativa. La experiencia y la perspectiva de un profesional creativo pueden garantizar que el producto o servicio final tenga un aspecto, un tacto y un funcionamiento de alto nivel para que sea un éxito y aporte un verdadero valor empresarial.
La creatividad es, en esencia, pensar más allá del statu quo. Cuando una organización anima y permite a sus empleados pensar más allá del statu quo, es una muestra tangible de confianza. Esa confianza depositada en los empleados es probable que sea recíproca.
Los empleados valorarán a la organización que valora y reconoce tácitamente su conjunto de habilidades y puntos fuertes personales. Es más probable que se queden y que intenten desarrollar su carrera en una organización que les anima a alcanzar su máximo potencial.

Ventajas de ser creativo e innovador

Esta es la historia de dos informes de Forrester Research publicados en los últimos 5 años que exploran las ventajas de la creatividad en las empresas. Los títulos por sí solos cuentan una historia sobre la percepción que tienen las empresas de la creatividad y las dificultades para ser creativas.
El informe de 2014 se titula “El dividendo creativo”. El título destaca las ventajas de la creatividad y resume una fuerte causalidad entre las organizaciones que “abrazan la creatividad” y el éxito. En términos muy claros, el informe explica que las empresas que fomentaron la creatividad experimentaron un mayor crecimiento de los ingresos que sus pares.
La creatividad es la oportunidad de ver algo nuevo, hacer algo nuevo o hacer algo de una manera nueva. Nuestros cerebros están programados para la diferenciación y si los empleados y los consumidores tienen la posibilidad de elegir, perseguirán esas experiencias.
Lo segundo y más importante es el conjunto de comportamientos que Forrester destaca para que las empresas sean más creativas. ¿Dónde debería un líder poner su tiempo, atención y fondos para hacer crecer la creatividad en su empresa?

La importancia de la creatividad

No hay un manual para ser artista, ni tampoco para estar vivo. Los obstáculos y los retos a lo largo de la vida son inevitables. Sin embargo, cuando hacemos de la creatividad un hábito, seguimos aprendiendo nuevas e ingeniosas formas de resolver problemas en nuestro trabajo artístico y en la vida.
Cuando creamos, nos conectamos con otras personas que hacen lo mismo y se forma un sentido instantáneo de comunidad. Tanto si intercambiamos ideas, como si proporcionamos comentarios a nuestros compañeros, o simplemente creamos unos junto a otros en silencio, la sensación de conexión que experimentamos como artistas es innegable y profundamente gratificante.
Expresarnos puede controlar el impulso de comprar impulsivamente. Si cambiamos la actividad de consumir por la de crear, no sólo ahorramos dinero, sino que obtenemos una sensación de plenitud más profunda. Además, cuanto más aprendemos a hacer las cosas nosotros mismos, menos necesitamos gastar dinero en comprarlas.
Innumerables artistas han hablado de la experiencia de intemporalidad que uno encuentra en la zona creativa. El tiempo se siente ilimitado cuando estamos en la “zona” creativa. Por extraño que parezca, cuando nos dedicamos a las actividades creativas, ganamos tiempo. ¿A quién no le vendría bien la sensación de tener más tiempo?

Beneficios de la creatividad en la primera infancia

No hay un manual para ser artista, ni tampoco para estar vivo. Los obstáculos y desafíos a lo largo de la vida son inevitables. Sin embargo, cuando hacemos de la creatividad un hábito, seguimos aprendiendo nuevas e ingeniosas formas de resolver problemas en nuestro trabajo artístico, y en la vida.
Cuando creamos, nos conectamos con otras personas que hacen lo mismo y se forma un sentido instantáneo de comunidad. Tanto si intercambiamos ideas, como si proporcionamos comentarios a nuestros compañeros, o simplemente creamos unos junto a otros en silencio, la sensación de conexión que experimentamos como artistas es innegable y profundamente gratificante.
Expresarnos puede controlar el impulso de comprar impulsivamente. Si cambiamos la actividad de consumir por la de crear, no sólo ahorramos dinero, sino que obtenemos una sensación de plenitud más profunda. Además, cuanto más aprendemos a hacer las cosas nosotros mismos, menos necesitamos gastar dinero en comprarlas.
Innumerables artistas han hablado de la experiencia de intemporalidad que uno encuentra en la zona creativa. El tiempo se siente ilimitado cuando estamos en la “zona” creativa. Por extraño que parezca, cuando nos dedicamos a las actividades creativas, ganamos tiempo. ¿A quién no le vendría bien la sensación de tener más tiempo?