La osa y el madroño

La osa y el madroño

Wikipedia

La estatua es obra del escultor Antonio Navarro Santafé (1906-1983) y fue inaugurada el 19 de enero de 1967[1], promovida por la sección de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, que quería representar en un monumento los principales símbolos heráldicos de la ciudad.
La primera aparición de un oso salvaje y un madroño en el escudo de la ciudad fue en el siglo XIII. Anteriormente, sólo incorporaba un oso en actitud pasante, hasta que fue sustituido en el citado siglo por las dos figuras actuales. Con este cambio, se quiso simbolizar la resolución adoptada por el municipio y el Cabildo de Curas y Beneficiados tras un largo litigio sobre el control de los pastos y árboles madrileños. A partir de este acuerdo, los primeros pasaron a ser propiedad del Cabildo y los segundos del ayuntamiento. A partir de aquí se modificaron los brazos, incluyendo un madroño y de un oso en una nueva postura: apoyado en el árbol con ambas patas.
La escultura siempre ha estado en la Puerta del Sol, pero en dos ubicaciones diferentes dentro de la plaza. Antes de 1986, estaba situada en el lado este de la misma, en las inmediaciones del edificio situado entre la calle de Alcalá y la Carrera San Jerónimo. Ese año se trasladó al frente de la calle del Carmen con motivo de la reforma y remodelación de la plaza, promovida por el alcalde Enrique Tierno Galván. En septiembre de 2009, con la renovación integral de la plaza promovida por Alberto Ruiz-Gallardón, ha vuelto a su ubicación original.

Oso y árbol símbolo de madrid

La estatua es obra del escultor Antonio Navarro Santafé (1906-1983) y fue inaugurada el 19 de enero de 1967[1], promovida por la sección de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, que quería representar en un monumento los principales símbolos heráldicos de la ciudad.
La primera aparición de un oso salvaje y un madroño en el escudo de la ciudad fue en el siglo XIII. Anteriormente, sólo incorporaba un oso en actitud pasante, hasta que fue sustituido en el citado siglo por las dos figuras actuales. Con este cambio, se quiso simbolizar la resolución adoptada por el municipio y el Cabildo de Curas y Beneficiados tras un largo litigio sobre el control de los pastos y árboles madrileños. A partir de este acuerdo, los primeros pasaron a ser propiedad del Cabildo y los segundos del ayuntamiento. A partir de aquí se modificaron los brazos, incluyendo un madroño y de un oso en una nueva postura: apoyado en el árbol con ambas patas.
La escultura siempre ha estado en la Puerta del Sol, pero en dos ubicaciones diferentes dentro de la plaza. Antes de 1986, estaba situada en el lado este de la misma, en las inmediaciones del edificio situado entre la calle de Alcalá y la Carrera San Jerónimo. Ese año se trasladó al frente de la calle del Carmen con motivo de la reforma y remodelación de la plaza, promovida por el alcalde Enrique Tierno Galván. En septiembre de 2009, con la renovación integral de la plaza promovida por Alberto Ruiz-Gallardón, ha vuelto a su ubicación original.

Fresa de los árboles

El origen de las siete estrellas se remonta a 13.000 años atrás y se conoce como Osa Mayor (que significa “oso mayor” en latín -también conocida como Osa Mayor en términos de constelación-), que es visible durante todo el año en la mayor parte del hemisferio norte, y puede verse en su mejor momento en el mes de abril.
La primera mención del símbolo nacional de Madrid se remonta a 1212, en la batalla de las Navas de Tolosa, entre Alfonso VIII de Castilla y los almohades. De ahí que el Consejo de Madrid enviara un destacamento en apoyo del rey cristiano. Por aquel entonces, las tropas llevaban una bandera que mostraba un oso sobre un campo de plata con las siete estrellas de la Usra Menor en el cuerpo del oso (que significa dirección), al igual que la referencia de las estrellas celestes utilizadas para la navegación (Este fue el primer símbolo de Madrid desde 1212 hasta 1222).
Más tarde, en 1222, los clérigos madrileños se enfrentaron al Concejo para permitir que los animales forrajeasen sin molestias en los campos y bosques de la jurisdicción municipal. Los clérigos reconocieron que esto era importante para los recursos, y poco a poco convencieron al concejo de ello también, pero el conflicto entre ambos continuó.    Por lo tanto, el bondadoso Alfonso VIII decidió que los animales pertenecerían a los clérigos mientras que los bosques se otorgarían al municipio y ambos compartirían la responsabilidad en la continuación de su progresión. Como posesión del municipio, los árboles con deliciosos frutos rojos parecidos a las fresas se añadieron entonces al Escudo de Armas para convertirse en su símbolo nacional.

Fresero de irlanda

La estatua es obra del escultor Antonio Navarro Santafé (1906-1983) y fue inaugurada el 19 de enero de 1967[1], promovida por la sección de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, que quería representar en un monumento los principales símbolos heráldicos de la ciudad.
La primera aparición de un oso salvaje y un madroño en el escudo de la ciudad fue en el siglo XIII. Anteriormente, sólo incorporaba un oso en actitud pasante, hasta que fue sustituido en el citado siglo por las dos figuras actuales. Con este cambio, se quiso simbolizar la resolución adoptada por el municipio y el Cabildo de Curas y Beneficiados tras un largo litigio sobre el control de los pastos y árboles madrileños. A partir de este acuerdo, los primeros pasaron a ser propiedad del Cabildo y los segundos del ayuntamiento. A partir de aquí se modificaron los brazos, incluyendo un madroño y de un oso en una nueva postura: apoyado en el árbol con ambas patas.
La escultura siempre ha estado en la Puerta del Sol, pero en dos ubicaciones diferentes dentro de la plaza. Antes de 1986, estaba situada en el lado este de la misma, en las inmediaciones del edificio situado entre la calle de Alcalá y la Carrera San Jerónimo. Ese año se trasladó al frente de la calle del Carmen con motivo de la reforma y remodelación de la plaza, promovida por el alcalde Enrique Tierno Galván. En septiembre de 2009, con la renovación integral de la plaza promovida por Alberto Ruiz-Gallardón, ha vuelto a su ubicación original.