Mediana de un triangulo equilatero

Mediana de un triangulo equilatero

Mediana de un triángulo escaleno

En geometría, la mediana de un triángulo es un segmento de línea que une un vértice con el punto medio del lado opuesto, bisecando así ese lado. Todo triángulo tiene exactamente tres medianas, una desde cada vértice, y todas se cruzan en el centroide del triángulo. En el caso de los triángulos isósceles y equiláteros, una mediana biseca cualquier ángulo en un vértice cuyos dos lados adyacentes son de igual longitud.
Cada mediana de un triángulo pasa por el centroide del triángulo, que es el centro de masa de un objeto infinitamente delgado de densidad uniforme que coincide con el triángulo[1], por lo que el objeto se equilibraría en el punto de intersección de las medianas. El centroide está dos veces más cerca, a lo largo de cualquier mediana, del lado que la mediana interseca que del vértice del que emana.
Cada mediana divide el área del triángulo por la mitad; de ahí el nombre, y por tanto un objeto triangular de densidad uniforme se equilibraría en cualquier mediana. (Cualquier otra línea que divida el área del triángulo en dos partes iguales no pasa por el centroide)[2][3] Las tres medianas dividen el triángulo en seis triángulos más pequeños de igual área.

Mediana de un cuadrilátero…

En geometría, la mediana de un triángulo es un segmento de línea que une un vértice con el punto medio del lado opuesto, bisecando así ese lado. Todo triángulo tiene exactamente tres medianas, una desde cada vértice, y todas se cruzan en el centroide del triángulo. En el caso de los triángulos isósceles y equiláteros, una mediana biseca cualquier ángulo en un vértice cuyos dos lados adyacentes son de igual longitud.
Cada mediana de un triángulo pasa por el centroide del triángulo, que es el centro de masa de un objeto infinitamente delgado de densidad uniforme que coincide con el triángulo[1], por lo que el objeto se equilibraría en el punto de intersección de las medianas. El centroide está dos veces más cerca, a lo largo de cualquier mediana, del lado que la mediana interseca que del vértice del que emana.
Cada mediana divide el área del triángulo por la mitad; de ahí el nombre, y por tanto un objeto triangular de densidad uniforme se equilibraría en cualquier mediana. (Cualquier otra línea que divida el área del triángulo en dos partes iguales no pasa por el centroide)[2][3] Las tres medianas dividen el triángulo en seis triángulos más pequeños de igual área.

Mediana de un triángulo

En geometría, la mediana de un triángulo es un segmento de línea que une un vértice con el punto medio del lado opuesto, bisecando así ese lado. Todo triángulo tiene exactamente tres medianas, una desde cada vértice, y todas se cruzan en el centroide del triángulo. En el caso de los triángulos isósceles y equiláteros, una mediana biseca cualquier ángulo en un vértice cuyos dos lados adyacentes son de igual longitud.
Cada mediana de un triángulo pasa por el centroide del triángulo, que es el centro de masa de un objeto infinitamente delgado de densidad uniforme que coincide con el triángulo[1], por lo que el objeto se equilibraría en el punto de intersección de las medianas. El centroide está dos veces más cerca, a lo largo de cualquier mediana, del lado que la mediana interseca que del vértice del que emana.
Cada mediana divide el área del triángulo por la mitad; de ahí el nombre, y por tanto un objeto triangular de densidad uniforme se equilibraría en cualquier mediana. (Cualquier otra línea que divida el área del triángulo en dos partes iguales no pasa por el centroide)[2][3] Las tres medianas dividen el triángulo en seis triángulos más pequeños de igual área.

El centroide divide la mediana en la proporción

En geometría, la mediana de un triángulo es un segmento de línea que une un vértice con el punto medio del lado opuesto, bisecando así ese lado. Todo triángulo tiene exactamente tres medianas, una desde cada vértice, y todas se cruzan en el centroide del triángulo. En el caso de los triángulos isósceles y equiláteros, una mediana biseca cualquier ángulo en un vértice cuyos dos lados adyacentes son de igual longitud.
Cada mediana de un triángulo pasa por el centroide del triángulo, que es el centro de masa de un objeto infinitamente delgado de densidad uniforme que coincide con el triángulo[1], por lo que el objeto se equilibraría en el punto de intersección de las medianas. El centroide está dos veces más cerca, a lo largo de cualquier mediana, del lado que la mediana interseca que del vértice del que emana.
Cada mediana divide el área del triángulo por la mitad; de ahí el nombre, y por tanto un objeto triangular de densidad uniforme se equilibraría en cualquier mediana. (Cualquier otra línea que divida el área del triángulo en dos partes iguales no pasa por el centroide)[2][3] Las tres medianas dividen el triángulo en seis triángulos más pequeños de igual área.