Tipos de porcentajes en matematicas

Tipos de porcentajes en matematicas

Fórmula del porcentaje en matemáticas

3 formas sencillas de calcular porcentajes (matemáticas)Cómo calcular porcentajes es más fácil de lo que crees. Aprenderlo puede ayudarte a calcular fácilmente las propinas en los restaurantes y a utilizar los porcentajes para calcular fácilmente los precios de venta al hacer la compra.Si no estás seguro de cómo realizar alguno de esos prácticos cálculos, o si simplemente necesitas un repaso general de los porcentajes, consulta nuestra guía sobre cómo calcular porcentajes que aparece a continuación.ÍNDICE1. Calcular el porcentaje de un enteroPara calcular un porcentaje, hay que conocer la cantidad entera. Esto es además de la cantidad de porcentaje o porción. Se puede preguntar “¿qué porcentaje de W es P?”, donde W es la cantidad total y P es la cantidad de la porción. O la pregunta puede ser “¿cuánto es el X por ciento de W?”, donde X representa una cifra porcentual.1. ¿Qué es un porcentaje? Un porcentaje es una forma de expresar un número como parte de un todo. Para calcular un porcentaje, consideramos el todo igual al 100%. Por ejemplo, digamos que tienes 10 manzanas (=100%). Si te comes 2 manzanas, entonces te has comido 2/10 × 100% = 20% de tus manzanas y te queda el 80% de tus manzanas originales.El término “porcentaje” en inglés viene del italiano per cento o del francés pour cent, que literalmente significan por cien.2. ¿Cuál es el valor del conjunto? Por ejemplo, digamos que tenemos un tarro que contiene 1199 canicas rojas y 485 canicas azules, lo que hace un total de 1684 canicas. En este caso, 1684 constituye un tarro entero de canicas y se fijará igual al 100%.

Objetivo o función del porcentaje

En matemáticas, un porcentaje (del latín per centum “por cien”) es un número o ratio expresado como una fracción de 100. A menudo se denota con el signo de porcentaje, “%”,[1][2] aunque también se utilizan las abreviaturas “pct.”, “pct” y a veces “pc”.[3] Un porcentaje es un número adimensional (número puro); no tiene unidad de medida.
Aunque muchos valores porcentuales se sitúan entre 0 y 100, no existe ninguna restricción matemática y los porcentajes pueden adoptar otros valores[4]. Por ejemplo, es habitual referirse al 111% o al -35%, especialmente en el caso de cambios y comparaciones porcentuales.
En la antigua Roma, mucho antes de que existiera el sistema decimal, los cálculos se hacían a menudo en fracciones en los múltiplos de 1/100. Por ejemplo, Augusto imponía un impuesto de 1/100 sobre los bienes vendidos en subasta, conocido como centesima rerum venalium. El cómputo con estas fracciones era equivalente al de los porcentajes.
A medida que las denominaciones del dinero crecían en la Edad Media, los cálculos con un denominador de 100 se hicieron cada vez más habituales, de manera que desde finales del siglo XV hasta principios del XVI, se hizo común que los textos de aritmética incluyeran tales cálculos. Muchos de estos textos aplicaban estos métodos a las pérdidas y ganancias, los tipos de interés y la regla de tres. En el siglo XVII, era habitual citar los tipos de interés en centésimas[5].

Conversión de porcentajes

En matemáticas, un porcentaje (del latín per centum “por cien”) es un número o ratio expresado como una fracción de 100. Se suele indicar con el signo de porcentaje, “%”,[1][2] aunque también se utilizan las abreviaturas “pct.”, “pct” y, a veces, “pc”.[3] Un porcentaje es un número adimensional (número puro); no tiene unidad de medida.
Aunque muchos valores porcentuales se sitúan entre 0 y 100, no existe ninguna restricción matemática y los porcentajes pueden adoptar otros valores[4]. Por ejemplo, es habitual referirse al 111% o al -35%, especialmente en el caso de cambios y comparaciones porcentuales.
En la antigua Roma, mucho antes de que existiera el sistema decimal, los cálculos se hacían a menudo en fracciones en los múltiplos de 1/100. Por ejemplo, Augusto imponía un impuesto de 1/100 sobre los bienes vendidos en subasta, conocido como centesima rerum venalium. El cómputo con estas fracciones era equivalente al de los porcentajes.
A medida que las denominaciones del dinero crecían en la Edad Media, los cálculos con un denominador de 100 se hicieron cada vez más habituales, de manera que desde finales del siglo XV hasta principios del XVI, se hizo común que los textos de aritmética incluyeran tales cálculos. Muchos de estos textos aplicaban estos métodos a las pérdidas y ganancias, los tipos de interés y la regla de tres. En el siglo XVII, era habitual citar los tipos de interés en centésimas[5].

Cómo explicar los porcentajes a un niño

Un método para saber qué porcentaje tiene un número respecto a otro es el método de la división. Para utilizar este método, basta con tomar el número que aparece después de “de” y dividirlo entre el número que aparece al lado de “es”. Luego cambia la respuesta a un porcentaje.
Otro método para encontrar el porcentaje de un número respecto a otro es el método de la ecuación. Simplemente convierte la pregunta palabra por palabra en una ecuación. Para qué, sustituye la letra x; para es, sustituye un signo de igualdad (=); para de, sustituye un signo de multiplicación (×). Cambia los porcentajes por decimales o fracciones, lo que te resulte más fácil. A continuación, resuelve la ecuación.
También puedes utilizar el método de la división para encontrar un número cuando se conoce un porcentaje del mismo. Para usar este método, simplemente toma el número del porcentaje, cámbialo a un decimal o fracción y divídelo entre el otro número.
También puedes utilizar el método de la ecuación, tal y como se ha comentado anteriormente. Simplemente convierta la pregunta palabra por palabra en una ecuación. Para qué, sustituye la letra x; para es, sustituye un signo de igualdad (=); para de, sustituye un signo de multiplicación (×). Cambia los porcentajes por decimales o fracciones, lo que te resulte más fácil. Luego resuelve la ecuación.