El desastre nuclear de chernobyl

El desastre nuclear de chernobyl

Chernóbil hoy

Los supervivientes de la catástrofe nuclear de Chernóbil han vivido durante mucho tiempo con un temor persistente: ¿la exposición a la radiación mutó su esperma y sus óvulos, condenando posiblemente a sus hijos a enfermedades genéticas? «Mucha gente piensa que si has sido irradiado, debes tener efectos en la siguiente generación», dice el inmunólogo Dimitry Bazyka, director general del Centro Nacional de Investigación de Medicina de la Radiación de Kyiv (Ucrania). Pero los nuevos hallazgos de Bazyka y sus colegas deberían disipar ese temor. En un estudio de más de 200 supervivientes de Chernóbil y sus hijos, los investigadores no encontraron pruebas de un efecto transgeneracional.
El estudio resuelve en gran medida una importante incertidumbre en torno a los resultados sanitarios del peor accidente nuclear del mundo, cuyo 35º aniversario se cumple el lunes. Y ofrece un mensaje tranquilizador a los evacuados de las zonas contaminadas por el accidente nuclear de Fukushima en Japón en 2011. «Todavía hay mucho nerviosismo en Japón y en otros lugares sobre los efectos transgeneracionales», dice el genetista Stephen Chanock, director de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Desastre nuclear de fukushima daiichiaccidente nuclear

La catástrofe de Chernóbil fue un accidente nuclear ocurrido el sábado 26 de abril de 1986 en el reactor número 4 de la central nuclear de Chernóbil, cerca de la ciudad de Prípiat, en el norte de la República Socialista Soviética de Ucrania[1][2] Se considera el peor desastre nuclear de la historia tanto por su coste como por el número de víctimas[3], y es uno de los dos únicos accidentes de energía nuclear calificados con siete -la máxima gravedad- en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares, siendo el otro el desastre nuclear de Fukushima Daiichi de 2011 en Japón. La respuesta de emergencia inicial, junto con la posterior descontaminación del entorno, implicó finalmente a más de 500.000 personas y tuvo un coste estimado de 18.000 millones de rublos soviéticos -unos 68.000 millones de dólares en 2019, ajustados a la inflación-[4][5].
El accidente comenzó durante una prueba de seguridad en un reactor nuclear del tipo RBMK. La prueba consistía en una simulación de un corte de energía eléctrica para ayudar a crear un procedimiento de seguridad para mantener la circulación del agua de refrigeración del reactor hasta que los generadores eléctricos de reserva pudieran proporcionar energía. Desde 1982 se habían realizado tres pruebas de este tipo, pero no se había podido encontrar una solución. En este cuarto intento, un retraso inesperado de 10 horas hizo que estuviera de guardia un turno operativo no preparado[6]. Durante la disminución prevista de la potencia del reactor para preparar la prueba eléctrica, la potencia cayó inesperadamente hasta un nivel casi nulo. Los operarios sólo pudieron restablecer parcialmente la potencia de prueba especificada, lo que puso al reactor en una situación inestable. Este riesgo no se hizo evidente en las instrucciones de funcionamiento, por lo que los operadores procedieron a la prueba eléctrica. Una vez finalizada la prueba, los operarios activaron la parada del reactor, pero una combinación de condiciones inestables y defectos de diseño del reactor provocó en su lugar una reacción nuclear en cadena incontrolada[7]:33

Qué causó la catástrofe de chernóbil

Los efectos sobre la salud del accidente de Chernóbil han sido objeto de un amplio estudio por parte de los profesionales de la salud y de una especulación y exageración sin precedentes por parte de los medios de comunicación. Este apéndice resume dos evaluaciones autorizadas y expertas de la situación, y proporciona enlaces a otras dos.
402. El accidente del 26 de abril de 1986 en la central nuclear de Chernóbil, situada en Ucrania a unos 20 km al sur de la frontera con Bielorrusia, fue el más grave ocurrido en la industria nuclear. Causó la muerte, en pocos días o semanas, de 30 empleados de la central y bomberos (28 de ellos con síndrome agudo de radiación) y provocó la evacuación, en 1986, de unas 116.000 personas de las zonas cercanas al reactor y el traslado, después de 1986, de unas 220.000 personas de Bielorrusia, la Federación Rusa y Ucrania. Amplios territorios de estos tres países (en aquel momento repúblicas de la Unión Soviética) quedaron contaminados, y en todos los países del hemisferio norte se pudo medir la deposición de trazas de los radionucleidos liberados. En este anexo se han revisado en detalle las exposiciones a la radiación de los grupos de población más implicados en el accidente y se han considerado las consecuencias para la salud que están o podrían estar asociadas a estas exposiciones a la radiación.

Catástrofe nuclear de fukushima daiichi

El RBMK (reaktor bolshoy moshchnosty kanalny, reactor de canal de alta potencia) de diseño soviético es un reactor refrigerado por agua con canales de combustible individuales y que utiliza grafito como moderador. También se conoce como reactor de agua ligera y grafito (LWGR). Al igual que en un reactor de agua en ebullición (BWR), el agua hierve en los canales de combustible (a unos 6,9 MPa) y el vapor se separa por encima de ellos en un único circuito. Fue diseñado entre 1964 y 1966 y es muy diferente de la mayoría de los reactores de potencia. Sus precursores fueron un LWGR experimental de 30 MWt (5 MWe) en Obninsk que se puso en marcha en 1954, y dos pequeños prototipos de LWGR (AMB-100 y 200): Beloyarsk 1 y 2, que funcionaron desde 1964 y 1968 respectivamente. (Los reactores ADE de Zheleznogorsk y Seversk, utilizados para la producción de plutonio, son similares al RBMK pero con una densidad de potencia mucho menor y elementos de combustible más pequeños).
La combinación de moderador de grafito y refrigerante de agua no se encuentra en ningún otro reactor de potencia del mundo. Como demostró el accidente de Chernóbil, varias de las características de diseño del RBMK -en particular, el diseño de la barra de control y un coeficiente de vacío positivo- no eran seguras. Tras el accidente de Chernóbil se introdujeron una serie de cambios de diseño importantes para solucionar estos problemas.