Boca abajo o bocabajo

Boca abajo o bocabajo

¿ha visto al hombre con la cara al revés?

Hay varias formas de utilizar este diccionario. La más habitual es introducir la palabra (debes saber en qué idioma está la palabra), pero también puedes utilizar el cuadro de búsqueda de tu navegador y los bookmarklets (o favelets).
Hay dos diccionarios japonés-inglés (y japonés-francés) y uno de ellos contiene kanji y kana (kana en el par inglés y francés debido a la mejora de la búsqueda). Por la misma razón, el diccionario chino contiene términos chinos tradicionales y simplificados por un lado y pinyin y términos ingleses por otro.
Si quieres escribir un carácter que no está en tu teclado, sólo tienes que elegirlo de una lista de caracteres especiales. Si no puedes añadir un bookmarklet en Mozilla Firefox según las instrucciones anteriores, hay otra forma; haz clic con el botón derecho del ratón en un enlace y selecciona Marcar este enlace… Ahora puedes arrastrar este enlace desde Marcadores a la Barra de Herramientas de Marcadores.
Mi nombre es Tomislav Kuzmic, vivo en Croacia y este sitio es mi proyecto personal. Soy responsable del concepto, diseño, programación y desarrollo. Lo hago en mi tiempo libre. Para ponerse en contacto conmigo por cualquier motivo, envíenme un correo electrónico a tkuzmic at gmail dot com. Aprovecho la ocasión para agradecer a todos los que han contribuido a la elaboración de estos diccionarios y a mejorar la calidad del sitio:

Neffex – head down [libre de derechos]

El efecto Thatcher o ilusión Thatcher es un fenómeno en el que resulta más difícil detectar cambios de rasgos locales en un rostro boca abajo, a pesar de que los cambios idénticos son evidentes en un rostro erguido. Recibe su nombre de la difunta primera ministra británica Margaret Thatcher, en cuya fotografía se demostró el efecto por primera vez. El efecto fue creado originalmente en 1980 por Peter Thompson, profesor de psicología de la Universidad de York[1].
El efecto se ilustra con dos fotos originalmente idénticas,[2] que se invierten. La segunda foto se altera para que los ojos y la boca se inviertan verticalmente, aunque los cambios no son inmediatamente obvios hasta que la imagen se ve en posición vertical. En una cara vertical, el efecto Thatcher es perturbador.
Se cree que el efecto Thatcher se debe a los módulos cognitivos psicológicos específicos que intervienen en la percepción de las caras y que están especialmente sintonizados con las caras verticales. Las caras parecen únicas a pesar de ser muy similares. Se ha planteado la hipótesis de que desarrollamos procesos específicos para diferenciar las caras que se basan tanto en la configuración (la relación estructural entre los rasgos individuales de la cara) como en los detalles de los rasgos individuales de la cara, como los ojos, la nariz y la boca.

Paloma faith – upside down (video oficial)

Resumen Se presenta un experimento de elección en el que se presentaron todas las parejas y triples de caras de un conjunto de ocho caras moderadamente atractivas, tanto en posición vertical como boca abajo, a 103 sujetos. En cada orientación, los sujetos debían seleccionar la cara que les pareciera más (pares) o más (triples) atractiva. Para cada orientación, las probabilidades de preferencia que surgían de las comparaciones de pares y triples podían describirse mediante la regla BTL (Luce, 1959). Así, cada cara estaba representada por dos puntuaciones, una que reflejaba su atractivo en la orientación vertical y otra que reflejaba su atractivo en la orientación invertida. La orientación afectaba a las probabilidades de preferencia. Cualitativamente, las proporciones de las puntuaciones entre las caras disminuyeron de la orientación vertical a la invertida, lo que sugiere que las caras se volvieron menos discriminables por la inversión. Cuantitativamente, el efecto de la inversión puede describirse mediante una regla simple que supone que las dos puntuaciones de atractivo de un rostro están relacionadas afinamente entre orientaciones. Este resultado indica que la inversión afecta a todas las caras por igual. Los presentes resultados se discuten en relación con las propiedades relacionales de primer y segundo orden de las caras, una distinción que se destaca en las teorías actuales de la percepción de las caras. Sugieren que el procesamiento de las propiedades relacionales de primer y segundo orden se ve afectado por la inversión aproximadamente en el mismo grado.

Al revés, al derecho, buscando tu amor ahora mismo

El emoji de la cara al revés, a veces conocido como cara sonriente al revés, tiene varios significados según el contexto y la personalidad del usuario. Puede indicar tontería, sarcasmo, ironía, agresión pasiva o resignación frustrada. Fuera de estos, este emoji puede utilizarse para emociones aún más ambiguas.
Desde su inclusión en Unicode 8.0 en 2015, el emoji de la cara invertida ha llenado un vacío en el inventario simbólico de los usuarios de emoji. Puede ayudar a transmitir tonos como el sarcasmo o la tontería en un texto escrito, así como a comunicar confusión o ironía. A menudo se utiliza en lugar de los clásicos marcadores de tono de Internet, como /s y jk, para indicar que una afirmación tiene un significado oculto o que no debe tomarse en serio.
El emoji de la cara al revés puede transmitir sarcasmo, agresión pasiva o ironía. Es el opuesto visual del emoji sonriente ordinario, que puede dar lugar a la interpretación de que el significado del texto es lo contrario de lo que parece.