Es bueno el calor para el lumbago

Es bueno el calor para el lumbago

Hielo o calor para el dolor de espalda por hernia discal

La terapia de calor y/o frío es beneficiosa como terapia primaria o complementaria, pero la gente a menudo pasa por alto este tratamiento porque es sencillo, barato y fácilmente disponible. Las siguientes afecciones comunes de la zona lumbar pueden beneficiarse de la terapia de calor o de frío:
Aunque algunas personas prefieren utilizar un tipo de terapia sobre el otro, ciertas afecciones pueden responder mejor cuando se utiliza una terapia específica. A continuación se presentan ejemplos comunes de diferentes tipos de dolor lumbar y la terapia que se debe elegir para cada uno de ellos.
Cuando el dolor de espalda es agudo (de menos de 4 semanas de duración) y/o se debe a una lesión directa, utilice primero la terapia de frío.2 Bajar la temperatura del cuerpo ayudará a contraer los vasos sanguíneos, reducir la hinchazón, disminuir la inflamación y provocar un efecto de adormecimiento.1,3
Una vez que la inflamación haya remitido, utilice la terapia de calor. Cuando se aplica calor, mejora la flexibilidad de los tejidos blandos, el movimiento de los músculos y el funcionamiento general de la espalda. El calor local estimula la circulación sanguínea en la zona lumbar, lo que a su vez aporta nutrientes curativos a los tejidos lesionados.

Hielo o calor para el dolor de espalda superior

Se realizaron búsquedas en las bases de datos electrónicas desde el inicio hasta octubre de 2005. Dos autores evaluaron de forma independiente la inclusión, la calidad metodológica y extrajeron los datos, mediante los criterios recomendados por el Grupo Cochrane de la Espalda.
Se incluyeron nueve ensayos con 1 117 participantes. En dos ensayos de 258 participantes con una mezcla de dolor lumbar agudo y subagudo, el tratamiento con vendas térmicas redujo significativamente el dolor después de cinco días (diferencia de medias ponderada [DMP], 1,06; intervalo de confianza [IC] del 95%, 0,68-1,45, rango de la escala, 0-5) en comparación con el placebo oral. Un ensayo de 90 participantes con dolor lumbar agudo encontró que una manta térmica disminuyó significativamente el dolor inmediatamente después de la aplicación (DMP, -32,20; IC del 95%, -38,69 a -25,71; rango de la escala, 0-100). Un ensayo de 100 participantes con una mezcla de dolor lumbar agudo y subagudo examinó los efectos adicionales de agregar ejercicio a la envoltura térmica y encontró que ésta redujo el dolor después de 7 días.
La base de pruebas para apoyar la práctica común del calor y el frío superficiales para el dolor lumbar es limitada, y se necesitan futuros ensayos controlados aleatorios de mayor calidad. Hay pruebas moderadas en un número pequeño de ensayos de que el tratamiento con envolturas térmicas proporciona una pequeña reducción a corto plazo del dolor y la discapacidad en una población con una mezcla de dolor lumbar agudo y subagudo, y que el agregado de ejercicio reduce aún más el dolor y mejora la función. No hay pruebas suficientes para evaluar los efectos del frío para el dolor lumbar y hay pruebas contradictorias sobre cualquier diferencia entre el calor y el frío para el dolor lumbar.

¿qué es mejor para el dolor lumbar, el calor o el frío?

Aunque las cualidades generales del calor y la temperatura se han asociado desde hace tiempo con el confort y la relajación, la terapia de calor va un paso más allá y puede proporcionar tanto alivio del dolor como beneficios curativos para muchos tipos de dolor lumbar.
Muchos episodios de tensión muscular en la zona lumbar son el resultado de esfuerzos y sobreesfuerzos, que crean tensión en los músculos y tejidos blandos que rodean la parte inferior de la columna vertebral. Como resultado, esto restringe la circulación adecuada y envía señales de dolor al cerebro.
Los espasmos musculares en la zona lumbar pueden crear sensaciones que pueden ir desde una leve molestia hasta un dolor lumbar insoportable. La terapia de calor puede ayudar a aliviar el dolor del espasmo muscular y la tensión relacionada con la parte baja de la espalda.
Hay otros beneficios importantes de la terapia de calor que la hacen tan atractiva. En comparación con la mayoría de las terapias, la terapia de calor es bastante económica (y en muchas circunstancias, es gratuita, como tomar un baño caliente). La terapia de calor también es fácil de realizar: puede hacerse en casa mientras se relaja, y las envolturas térmicas portátiles también la convierten en una opción mientras se está en el trabajo o en el coche.

Terapia de calor para el dolor de espalda

Q. ¿Qué es mejor para el dolor y la rigidez de la espalda: el calor o el frío? R. A la hora de elegir entre el calor y el frío, usted puede ser mejor juez que su médico. Las fibras nerviosas que transmiten la sensación de dolor también perciben los cambios de temperatura. Por ello, estimular los nervios con calor o con frío puede reducir las molestias, así que puede elegir cuál probar. Ambos pueden aliviar el dolor.
Regístrese para recibir consejos para llevar un estilo de vida saludable, con formas de combatir la inflamación y mejorar la salud cognitiva, además de los últimos avances en medicina preventiva, dieta y ejercicio, alivio del dolor, control de la presión arterial y el colesterol, y mucho más.