Los pulmones de un fumador

Los pulmones de un fumador

Los pulmones de los fumadores después de 1 año de fumar

Fumar provoca cambios importantes en los pulmones y las vías respiratorias. Algunos cambios son repentinos y duran poco tiempo. Los resfriados y la neumonía son ejemplos de ello.  Otros cambios, más crónicos, se producen lentamente y pueden durar toda la vida, como el enfisema.
Unos segundos después de encender un cigarrillo, los cilios ralentizan su movimiento. Fumar un solo cigarrillo puede ralentizar la acción de los cilios durante varias horas. Fumar también reduce el número de cilios en sus pulmones, dejando menos para limpiar adecuadamente el órgano.
Fumar un cigarrillo puede ser muy perjudicial para su sistema circulatorio. Como el alquitrán de los cigarrillos contiene sustancias químicas nocivas, su torrente sanguíneo se infecta con ellas cuando fuma. Cuando estos venenos entran en su sangre:
Su sistema digestivo, en particular su estómago, se ve muy afectado por fumar cigarrillos. El esófago puede verse debilitado por el tabaco, lo que permite que el ácido se desplace en dirección contraria a través de él. Este proceso se conoce como reflujo.
Aunque poca gente lo sabe, fumar reduce la cantidad de oxígeno que recibe la piel. En otras palabras, fumar hace que su piel envejezca más rápido, entre 10 y 20 años. Es probable que las arrugas faciales se produzcan alrededor de los ojos y la boca.

Pulmones de fumadores después de 5 años

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Muchas personas recuerdan haber oído hablar en algún momento de la diferencia entre los pulmones de un fumador y los pulmones sanos normales. Estos cambios se producen a nivel visual, a nivel celular (bajo el microscopio) e incluso a nivel molecular.
Además de estos cambios estructurales, existen varias diferencias funcionales entre los pulmones sanos y los pulmones de los fumadores, que van desde la capacidad pulmonar hasta el intercambio de oxígeno. Puede que incluso recuerde los carteles que muestran los pulmones negros y de aspecto feo de las personas que fuman. ¿Sucede eso realmente? ¿Qué hace realmente el humo del cigarrillo a los pulmones?
Para comprender realmente el efecto del humo del tabaco en los pulmones, tenemos que echar un vistazo tanto a la anatomía -cómo cambia el aspecto de los pulmones- como a la fisiología -cómo difiere la función de los pulmones de un fumador de la de los pulmones sanos-.

Los pulmones de los fumadores después de 10 años

Cada órgano del cuerpo humano cumple una función importante para mantenerlo en funcionamiento y en óptimas condiciones. La mayoría de las personas sanas no son conscientes de sus órganos -como los pulmones- a diario, porque son capaces de respirar sin dificultad y realizar sus tareas cotidianas sin mayor esfuerzo. Pero los daños en estos órganos vitales pueden causar enfermedades graves y, en ocasiones, la muerte. Los cigarrillos pueden dañar el tejido de los pulmones, impidiendo su capacidad para funcionar correctamente, y pueden aumentar el riesgo de padecer afecciones como enfisema, cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
La función principal de los pulmones es llevar sangre rica en oxígeno al resto del cuerpo a partir del aire que se inspira y expulsar dióxido de carbono como residuo cuando se exhala.    Aunque ningún producto del tabaco es seguro, los productos combustibles -o los que hay que encender para consumirlos, como los cigarrillos- son especialmente perjudiciales para los pulmones.
Fumar un cigarrillo puede causar un daño inmediato a su salud. Cada bocanada de humo de cigarrillo contiene una mezcla de más de 7.000 sustancias químicas.1 Cuando se respira, el humo llega a los pulmones muy rápidamente, y la sangre que luego se transporta al resto del cuerpo contiene estas sustancias químicas tóxicas. Como el humo del tabaco contiene monóxido de carbono, este gas mortal desplaza el oxígeno de la sangre, privando a los órganos del oxígeno que necesitan.1,2

Imágenes de los pulmones de los fumadores

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las enfermedades causadas por el tabaquismo matan a más de 480.000 personas en Estados Unidos cada año. De hecho, el tabaquismo es el responsable directo de casi el 90% de las muertes por cáncer de pulmón y EPOC. Incluso con las campañas antitabaco y las advertencias sanitarias, muchas personas siguen fumando o empiezan a hacerlo cada año. Alrededor del 8% de los menores de 18 años son consumidores actuales de tabaco.
Los fumadores aumentan su riesgo de padecer enfermedades pulmonares, incluido el cáncer de pulmón. Pero también aumentan el riesgo de padecer otras enfermedades, como las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer de boca (oral). Los riesgos del tabaquismo, en relación con las enfermedades pulmonares, son los siguientes
Cáncer de pulmón.  Se trata de un crecimiento anormal de las células que puede dar lugar a bultos, masas o tumores. Puede comenzar en el revestimiento de los bronquios o en otras zonas del sistema respiratorio. El tabaquismo, incluido el humo de segunda mano, es la principal causa de cáncer de pulmón. Los síntomas del cáncer de pulmón son:
Otros cánceres.  Fumar aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y de boca. Pero también aumenta el riesgo de otros cánceres del sistema respiratorio. Entre ellos, el cáncer de nariz, senos paranasales, laringe y garganta. Fumar también aumenta el riesgo de muchos otros cánceres del sistema gastrointestinal, urinario y reproductor femenino.