Pastillas para el riego cerebral

Vasoespasmo con milrinona

aDepartamento de Neurorradiología Intervencionista, Baptist Cardiac and Vascular Institute y Baptist Neuroscience Center, Miami, Florida, y bDepartamentos de Neurología, Neurocirugía y Radiología, Emory University School of Medicine, Marcus Stroke and Neuroscience Center, Grady Memorial Hospital, Atlanta, Ga.
Dosificación del fármaco: Los autores y el editor han hecho todo lo posible para garantizar que la selección y la dosificación de los fármacos que se exponen en este texto estén de acuerdo con las recomendaciones y la práctica actuales en el momento de la publicación. Sin embargo, en vista de la investigación en curso, los cambios en las regulaciones gubernamentales y el flujo constante de información relacionada con la terapia y las reacciones a los medicamentos, se insta al lector a revisar el prospecto de cada medicamento para ver si hay cambios en las indicaciones y la dosificación y si se añaden advertencias y precauciones. Esto es especialmente importante cuando el agente recomendado es un medicamento nuevo y/o de uso poco frecuente.
Descargo de responsabilidad: Las afirmaciones, opiniones y datos contenidos en esta publicación son exclusivamente de los autores y colaboradores individuales y no de los editores y el/los editor/es. La aparición de anuncios y/o referencias a productos en la publicación no constituye una garantía, aval o aprobación de los productos o servicios anunciados ni de su eficacia, calidad o seguridad. El editor y el/los redactor/es declinan toda responsabilidad por cualquier daño a personas o bienes que resulte de las ideas, métodos, instrucciones o productos a los que se hace referencia en el contenido o los anuncios.

Vasoespasmo refractario

ResumenEl vasoespasmo cerebral (VC) es una complicación frecuente y grave de la hemorragia subaracnoidea por aneurisma (HSAa). A pesar de la mejora en el tratamiento de la HSAa, el VCV que complica la HSAa sigue siendo la principal causa de muerte. El CVS comienza con mayor frecuencia en el tercer día después del evento ictal y alcanza el máximo en los días 5-7 postictal. Se han empleado varias modalidades terapéuticas para prevenir o revertir el CVS. El objetivo de esta revisión es resumir todas las modalidades de tratamiento farmacológico disponibles para el vasoespasmo.
Yong-fei Liu.Información adicionalIntereses competitivosLos autores declaran que este trabajo no implica intereses competitivos.Contribuciones de los autoresYFL y WJJ concibieron y diseñaron el estudio. El manuscrito fue escrito por YFL y HCQ. El manuscrito fue revisado por JS. Todos los autores leyeron y aprobaron el manuscrito final.Derechos y permisos
Acceso abierto Este artículo se distribuye bajo los términos de la Licencia Internacional de Atribución 4.0 de Creative Commons (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se dé el debido crédito al autor o autores originales y a la fuente, se proporcione un enlace a la licencia de Creative Commons y se indique si se han realizado cambios. La renuncia a la Dedicación de Dominio Público de Creative Commons (http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/) se aplica a los datos puestos a disposición en este artículo, a menos que se indique lo contrario.

Amlodipino

El vasoespasmo cerebral (MVC) es una complicación importante en los pacientes con hemorragia subaracnoidea (HSA), y la investigación se ha centrado durante mucho tiempo en mejorar la morbilidad y la mortalidad. Dado que la HVC suele desarrollarse entre el cuarto y el decimocuarto día tras el inicio de la HSA, los pacientes con HSA necesitan tratamientos con fármacos para prevenir la HVC tras el tratamiento quirúrgico de la fuente de la hemorragia, en su mayoría aneurismas intracraneales rotos. Se cree que la patogénesis del CVS se inicia por la contracción prolongada del músculo liso, y la hipoperfusión y las respuestas citotóxicas subsiguientes inducen la isquemia cerebral. Aunque las investigaciones terapéuticas se han centrado históricamente en la mejora morfológica, la mejora del resultado está limitada por la reversión del estrechamiento arterial. Por lo tanto, podría ser importante volver a examinar las pruebas de los estudios de larga duración de la EVC y determinar una vía de acceso a los fármacos eficaces, incluida la terapia combinada.
En esta revisión, presentamos los actuales fármacos candidatos a ser beneficiosos contra el SCV en la HSA clínica, entre los que se incluyen el nimodipino y otros antagonistas de los canales de Ca2+, el sulfato de magnesio, el clazosentan, las estatinas, el cilostazol, el ácido eicosapentaenoico, el clorhidrato de fasudil, la milrinona y la edaravona, todos ellos estudiados con frecuencia en los últimos años.

Vasoespasmo cerebral

El vasoespasmo cerebral es una complicación frecuente y grave de la hemorragia subaracnoidea por aneurisma (HSA). En la actualidad, no se dispone de medidas preventivas y terapéuticas sistemáticamente eficaces, quizá debido a que no se conoce bien la patogénesis del vasoespasmo. Los estudios experimentales aportan pruebas de que la incidencia y la gravedad del vasoespasmo tras la HSA pueden ser moduladas por fármacos que afectan a los niveles de neurotransmisores, a los mecanismos de señalización intracelular, a la función del músculo liso vascular, a la inflamación y la proliferación celular, y a la concentración de factores «espasmogénicos». Los estudios clínicos preliminares indican que algunas drogas ilícitas y medicamentos comunes de prescripción pueden tener efectos similares en los seres humanos. El reconocimiento de estos efectos farmacológicos es importante porque los medicamentos que pueden empeorar o aliviar el vasoespasmo se administran con frecuencia a los pacientes con HSA para tratar problemas médicos coincidentes.