Malaga y sus pueblos

Pueblos de la provincia de málaga

Málaga (/ˈmæləɡə/, español: [ˈmalaɣa]) es un municipio de España, capital de la provincia de Málaga, en la comunidad autónoma de Andalucía. Con una población de 578.460 habitantes en 2020,[4] es la segunda ciudad más poblada de Andalucía después de Sevilla y la sexta de España. Se encuentra en la Costa del Sol del Mediterráneo, a unos 100 kilómetros al este del Estrecho de Gibraltar y a unos 130 kilómetros al norte de África.
Los sectores empresariales más importantes de Málaga son el turismo, la construcción y los servicios tecnológicos, pero otros sectores como el transporte y la logística están empezando a expandirse. Málaga se ha consolidado como centro tecnológico, con empresas que se concentran principalmente en el Málaga TechPark (Parque Tecnológico de Andalucía)[7]. Alberga la sede del mayor banco de la región, Unicaja, y es la cuarta ciudad de España en cuanto a actividad económica, por detrás de Madrid, Barcelona y Valencia[8] En cuanto al transporte, Málaga cuenta con el aeropuerto Málaga-Costa del Sol y el puerto de Málaga, mientras que la ciudad está conectada a la red ferroviaria de alta velocidad desde 2007.

Málaga, españa

Los pueblos y ciudades de Málaga son los más conocidos de Andalucía, ya que un buen número de ellos se encuentran a lo largo de la famosa Costa del Sol, sin embargo, quien se aleja un poco de la costa puede descubrir zonas de gran belleza natural y la vida tranquila de los pueblos del interior, donde también se encuentran algunos de los pueblos blancos más bellos de la provincia.
La provincia de Málaga es la segunda más poblada de Andalucía. En la franja costera – la Costa del Sol – se encuentran muchos centros turísticos populares para el turismo nacional e internacional. Los centros turísticos más populares son Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Mijas, Marbella, Estepona y Manilva. La capital de la Costa del Sol es Málaga, una ciudad cada vez más internacional, que combina el ambiente relajado de una ciudad costera con una amplia oferta cultural, turística, de ocio y nocturna.
La Laguna de Fuente de Piedra, cerca de Antequera, en el norte de la provincia, es famosa por la colonia de flamencos que allí habita. Cerca de esta ciudad, que también cuenta con un rico patrimonio arquitectónico, se encuentra El Torcal, con fantásticas formaciones rocosas.

Mapa de málaga

La historia de Málaga, marcada por su ubicación en el sur de España, en la orilla occidental del mar Mediterráneo, abarca unos 2.800 años, lo que la convierte en una de las ciudades más antiguas del mundo. Los primeros habitantes que se asentaron en el lugar pueden haber sido los bastetanos,[1] una antigua tribu ibérica. Los fenicios fundaron su colonia de Malaka[2] (púnico: MLKʾ)[3] (griego: Μάλακα,[4] Málaka) hacia el 770 a.C. Desde el siglo VI a.C., estuvo bajo la hegemonía de Cartago, en la actual Túnez. A partir del 218 a.C., Malaca fue gobernada por la República Romana; se federó con el Imperio Romano a finales del siglo I durante el reinado de Domiciano. A partir de entonces, se regía por su propio código municipal, la Lex Flavia Malacitana, que concedía a los nacidos libres los privilegios de la ciudadanía romana[5].
Con la llegada del siglo XVIII, la ciudad comenzó a recuperar parte de su antigua prosperidad. Durante gran parte del siglo XIX, Málaga fue una de las ciudades más rebeldes del país, contribuyendo decisivamente al triunfo del liberalismo español. Aunque fue una época de crisis política, económica y social generalizada en Málaga, la ciudad fue pionera de la Revolución Industrial en la Península Ibérica, convirtiéndose en la primera ciudad industrializada de España. Se inicia así el ascenso de poderosas familias burguesas malagueñas, algunas de las cuales adquieren influencia en la política nacional. En el último tercio del siglo, durante el breve régimen de la Primera República Española, la agitación social de la Revolución Cantonal de 1873 culminó con la proclamación del Cantón de Málaga el 22 de julio de 1873. La vida política malagueña se caracterizó entonces por un tono radical y extremista. El movimiento republicano federal (republicanismo federal) obtuvo un fuerte apoyo entre las clases trabajadoras y fomentó la insurrección, produciendo una gran alarma entre las clases acomodadas.

Tranquilos pueblos de playa cerca de málaga

Me mudé a Málaga hace más de once años y, como muchos antes que yo, llegué esperanzado y algo engreído por las muchas oportunidades que se me abrirían sólo por ser trilingüe. No sabía que la Costa del Sol está prácticamente formada por extranjeros que hablan hasta seis idiomas con fluidez, así que no era tan especial. Hay un montón de trabajos disponibles para los expatriados ansiosos, pero rápidamente te darás cuenta de que muchos de ellos son estafas – todo lo que puedo decir es que te mantengas alejado de los trabajos de telemarketing, y que te acerques a las empresas inmobiliarias y a los cultos de la multipropiedad con la máxima precaución. La vida en la costa es una lucha persistente para los expatriados que optan por no dedicarse a negocios dudosos, pero si estás dispuesto a esforzarte -por ejemplo, las horas necesarias de cursos intensivos de español-, Málaga puede ofrecerte el estilo de vida tranquilo que siempre imaginaste. Siempre y cuando no tenga que navegar por la ciudad en hora punta, claro.
Sí, hay mucha actividad: la principal calle comercial, la calle Larios, es un hervidero, y los pequeños y bonitos puestos del mercado que venden productos hechos a mano y faldas veraniegas están abiertos hasta más allá de la medianoche. Pero todo esto se traduce básicamente en menos plazas de aparcamiento, tráfico con el volante golpeando la cabeza, precios altos, calles concurridas y largas horas de trabajo si trabajas en el sector de la restauración o el turismo. ¡Oh, las alegrías del verano!