Protector de estomago para antibioticos

Protector de estomago para antibioticos

Cómo deshacerse de la diarrea por antibióticos

Usted conoce muy bien las señales. El estómago empieza a gorgotear, el pecho a arder, los calambres y la búsqueda frenética del baño. Los problemas digestivos pueden ser embarazosos y no es algo de lo que la gente quiera hablar abiertamente, ni siquiera con su médico. Pero, como les digo a mis pacientes, estos problemas son sorprendentemente comunes y afectan a muchas personas a diario.
Aunque los problemas digestivos suelen desaparecer por sí solos, los medicamentos de venta libre pueden ayudar a aliviar muchos de los síntomas que interfieren en la vida cotidiana. Aquí tienes una guía de los medicamentos de venta libre que puedes utilizar para aliviar los problemas de estómago o digestivos.
Recuerda: Estos medicamentos son sólo para uso ocasional y a corto plazo; si tus problemas persisten o empeoran, habla con tu médico. Él puede ayudarle a elaborar un plan de tratamiento (que incluya cambios en el estilo de vida) que le proporcione un alivio duradero.
Si padeces acidez de estómago, probablemente estés muy familiarizado con esa sensación de ardor en el estómago, el pecho o la garganta que puede causar molestias. Esta irritación está causada por un desequilibrio del ácido en el estómago.

Cómo aliviar los gases de los antibióticos

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Si tienes una infección bacteriana, tomar un curso de antibióticos debería ayudarte a recuperar la salud. Pero estos potentes fármacos (que incluyen la penicilina, la amoxicilina y la tetraciclina, por nombrar algunos) pueden causar algunos efectos secundarios desagradables, como el crecimiento excesivo de levaduras y problemas gastrointestinales (diarrea, estreñimiento o náuseas).
El primer paso para protegerse de estos efectos adversos es evitar el uso innecesario de antibióticos. Dado que los antibióticos sólo pueden tratar las infecciones bacterianas (como la faringitis estreptocócica, las infecciones del tracto urinario y las infecciones graves de los senos nasales), no serán eficaces contra las infecciones víricas que causan el resfriado común, la gripe o la bronquitis.

Los peores antibióticos para la diarrea

El lansoprazol, la claritromicina y la amoxicilina se utilizan para tratar y prevenir la reaparición de úlceras (llagas en el revestimiento del estómago o el intestino) causadas por cierto tipo de bacterias (H. pylori). El lansoprazol pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores de la bomba de protones. La claritromicina y la amoxicilina pertenecen a una clase de medicamentos llamados antibióticos. El lansoprazol actúa disminuyendo la cantidad de ácido que se produce en el estómago. La claritromicina y la amoxicilina actúan deteniendo el crecimiento de las bacterias que pueden causar úlceras. Los antibióticos no funcionan para los resfriados, la gripe u otras infecciones víricas.¿Cómo se debe utilizar este medicamento?
El lansoprazol se presenta en forma de cápsulas de liberación retardada (libera el medicamento en el intestino para evitar su descomposición por los ácidos del estómago), la claritromicina se presenta en forma de comprimidos y la amoxicilina en forma de cápsulas, todos ellos para tomar por vía oral. Estos medicamentos suelen tomarse antes de una comida dos veces al día. Para ayudarle a tomar el número correcto de cápsulas y comprimidos en cada dosis, el medicamento se presenta en tarjetas de dosificación. Cada tarjeta dosificadora contiene todo el medicamento necesario para las dos dosis diarias. Siga cuidadosamente las instrucciones de la etiqueta de su receta y pida a su médico o farmacéutico que le explique cualquier parte que no entienda. Tome el medicamento exactamente como se indica. No tome más o menos cantidad ni lo tome con más frecuencia de lo que le haya recetado su médico.Trague los comprimidos y las cápsulas enteros; no los parta, mastique ni triture.Tome lansoprazol, claritromicina y amoxicilina hasta que termine la receta, aunque se sienta mejor. Si deja de tomar los antibióticos demasiado pronto, su infección puede no ser tratada completamente y las bacterias pueden volverse resistentes a los antibióticos.Si su condición no mejora o empeora, llame a su médico.Otros usos de este medicamento

Cómo deshacerse de las náuseas provocadas por los antibióticos

Estar enfermo en la universidad es lo peor. La falta de sueño, el estrés y las fiestas (combinadas con todo tipo de enfermedades que flotan por ahí) hacen que los universitarios sean el blanco de muchas enfermedades. Después de un viaje al centro de salud estudiantil y una prescripción de antibióticos, puedes pensar que tus problemas han terminado, pero podría ser sólo el comienzo. Es posible que experimentes un dolor de estómago que no tenías antes de tomar la medicación.
Los antibióticos son medicamentos milagrosos que pueden curar la faringitis estreptocócica o las infecciones sinusales en dos días. Sin embargo, además de matar las bacterias infecciosas malas de tu cuerpo, matan todas las bacterias. Esto incluye las buenas, la flora intestinal.  Sí, las bacterias buenas viven en tu estómago, y un desequilibrio de las bacterias intestinales puede enfermarte tanto como la enfermedad original.
La flora intestinal (también conocida como microbiota intestinal) mantiene los intestinos sanos al ayudar a la digestión, producir vitaminas, apoyar al sistema inmunológico y mantener un funcionamiento digestivo regular. Las consecuencias de eliminar la flora intestinal con antibióticos pueden dar lugar a horribles calambres estomacales, náuseas, indigestión, estreñimiento y otros síntomas poco deseables.