Rutas pueblos blancos cadiz

Rutas pueblos blancos cadiz

Pueblos blancos de andalucía

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Pueblos blancos de Andalucía” – noticias – periódicos – libros – académico – JSTOR (diciembre de 2009) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Los Pueblos Blancos de Andalucía son una serie de pueblos blancos y grandes aldeas situadas en el norte de las provincias de Cádiz y Málaga, en el sur de España, principalmente dentro del Parque Natural de la Sierra de Grazalema.
La zona ha estado poblada desde la prehistoria, y algunas de las cuevas locales tienen antiguas pinturas rupestres. Pueblos ibéricos, gitanos[cita requerida], visigodos y bereberes son algunos de los pobladores anteriores a la Edad Moderna que dejaron su huella. Fue precisamente en la época de los gitanos cuando se introdujo el encalado, pero fue más tarde, durante las oleadas pandémicas de peste de los siglos XIV y siguientes, cuando se impuso el encalado de las paredes exteriores, pero también de las interiores, de las casas y de las iglesias, estas últimas a menudo visitadas por los habitantes afectados por la enfermedad.

Mapas de google

Hoy vamos a recorrer los pueblos blancos con más encanto e imprescindibles para tu ruta por la provincia de Cádiz.    Aunque hagamos una selección de algunos, no dudes en explorar el resto, porque hay otros en el camino que también tienen mucho encanto.
Los que nos parecen imprescindibles: Setenil de las Bodegas, Olvera, Zahara de la Sierra, Grazalema y Arcos de la Frontera. Para los curiosos que quieran ampliar su ruta pueden consultar más información en la web de Turismo de Cádiz.
Es un municipio muy singular por la belleza que caracteriza su entramado urbano. No es un pueblo que despierte los sentidos por estar en las alturas, es un pueblo que enamora al visitante por crecer a lomos de un sinuoso barranco.
Sus casas se conocen como “refugios bajo las rocas” y las viviendas no se excavan, sino que se aprovechan las paredes rocosas para construirlas. Gracias a este entramado urbano son famosas sus calles, entre ellas, las Cuevas del Sol y las Cuevas de la Sombra son ya conocidas internacionalmente, por la particularidad de que sólo se ve la roca de la montaña, en lugar del cielo, cuando miramos hacia arriba.

Frigiliana

Repartidos por el sur de Andalucía, entre las provincias de Cádiz y Málaga, encontramos todo un conjunto de pequeños pueblos llenos de encanto por los que se pueden realizar varias rutas turísticas. Estos pueblos hunden sus raíces en el pasado medieval; sus calles estrechas e irregulares y sus fachadas encaladas aún conservan los vestigios de sus orígenes musulmanes. Son conocidos como pueblos blancos, un tesoro escondido en el corazón de Andalucía, que espera que el viajero los descubra para vivir una experiencia inolvidable. ¿Nos acompaña a conocer algunas de estas joyas?
Lo que encontrará si visita el pueblo de ‘Vejer de la Frontera’ es un hermoso laberinto de callejuelas, donde es agradable perderse y parece que el tiempo se ha detenido. Aquí podemos ver la prueba de la tradición de las “tapadas”, mujeres que se cubrían completamente con velos debido a su herencia islámica. Aquí se les dedica un estatuto.
Considerado uno de los pueblos más bellos de España, Arcos de la Frontera se encuentra en la cresta de un impresionante barranco del río Guadalete. Antaño poseía una serie de fortalezas en su parte más alta, debido a su tradicional carácter defensivo y fronterizo en una época que ha quedado marcada incluso en su nombre, como ocurre con otras localidades de la región.

Olvera

Formando parte de las provincias de Cádiz y Málaga encontramos un conjunto de pueblos que parecen trepar entre las montañas como racimos de casas blancas que nos ofrecen una visión original y pintoresca de esta zona conocida como Pueblos Blancos. Su nombre proviene de la antigua costumbre de sus habitantes de encalar las fachadas de sus casas, adornándolas con macetas de flores de vivos colores, creando un espectáculo de color para la vista, al que se une el oro del sol, el marrón de la montaña. el verde de las montañas y el azul del cielo.
En ella perviven historias de lo que fue la vida cotidiana de Al-Andalus, el trazado urbano de sus calles, la economía ligada al cultivo del aceite, la producción artesanal de artículos de cuero e incluso una marcada presencia en el nombre de la mayoría. de los 19 pueblos que la componen como Benamahoma que significa “la casa de Mahoma”, Alcalá (El castillo), Algar (la cueva) o Zahara (la fortaleza).
También son herencia de este territorio las calzadas romanas, los conquistadores de América, las leyendas de bandoleros, la actual vía verde de Cádiz que se creó a partir de un tren que nunca llegó y el abundante patrimonio arqueológico que abarca desde hace más de 250.000 años. hasta la actualidad.