Tribus de la selva

Tribus de la selva

Wikipedia

Los bosques tropicales son muy ricos en recursos naturales, pero también son muy frágiles. Por esta razón, los indígenas se han convertido en conservacionistas instintivos. Para ellos, la conservación es literalmente una forma de vida.
Los bosques tropicales son muy ricos en recursos naturales, pero también son muy frágiles. Por esta razón, los pueblos de la selva tropical se han convertido en conservacionistas instintivos. Para ellos, la conservación es literalmente una forma de vida. Si cogieran demasiada comida en un año, la selva no podría producir suficientes alimentos nuevos para que pudieran sobrevivir al año siguiente. Muchas tribus de la selva tropical recogen sus alimentos en pequeñas parcelas, que cambian de lugar cada pocos años. Este método es menos productivo que la agricultura intensiva, pero también es mucho menos perjudicial para el entorno de la selva tropical.
El estilo de vida en la selva tropical puede parecer una especie de paraíso, un Jardín del Edén para los pocos afortunados que viven allí. Ciertamente tiene sus ventajas. Hay poco estrés, pocas enfermedades mentales y poca presión arterial alta entre los habitantes de la selva tropical. El estado físico es generalmente bueno, y pocas personas necesitan trabajar más de cuatro horas al día para proveerse a sí mismas y a sus familias de alimentos adecuados y otras necesidades.

Philip fearnside

Los pueblos no contactados son comunidades o grupos de pueblos indígenas que viven sin contacto sostenido con las comunidades vecinas y con la comunidad mundial, e incluye a los «pueblos indígenas en aislamiento voluntario»[1] En 2013 se pensaba que había aproximadamente 100 tribus no contactadas en todo el mundo, la mitad de las cuales viven en la selva amazónica[2][3].
Aunque puede haber contactos esporádicos y se pueden adquirir productos del exterior, los pueblos no contactados mantienen comunidades que viven en aislamiento, ya sea sin querer, activamente por necesidad o voluntariamente. Para resaltar su capacidad de acción para permanecer sin contacto o aislados, las organizaciones internacionales hacen hincapié en llamarlos «pueblos indígenas en aislamiento» o «en aislamiento voluntario»[1]. De lo contrario, también se les ha llamado «pueblos en contacto inicial», «pueblos ocultos», «tribus no contactadas»,[1] o, incorrectamente, «tribus perdidas»[4].
Las opiniones difieren entre los antropólogos, los gobiernos nacionales y la comunidad médica sobre cómo tratar a los pueblos no contactados. En un caso extremo, el presidente peruano Alan García afirmó en 2007 que los grupos no contactados eran sólo una «invención de los ecologistas empeñados en detener la exploración de petróleo y gas»[5].

Scott wallace

Las diez tribus perdidas eran las diez de las Doce Tribus de Israel que, según se dice, fueron exiliadas del Reino de Israel tras su conquista por el Imperio Neoasirio hacia el año 722 a.C.[1][2] Se trata de las tribus de Rubén, Simeón, Dan, Neftalí, Gad, Aser, Isacar, Zabulón, Manasés y Efraín; todas menos Judá y Benjamín (así como algunos miembros de Leví, la tribu sacerdotal, que no tenía territorio propio). El historiador judío Josefo (37-100 d.C.) escribió que «no hay más que dos tribus en Asia y Europa sujetas a los romanos, mientras que las diez tribus están más allá del Éufrates hasta ahora, y son una multitud inmensa, y no se puede calcular por el número»[3].
En los siglos VII y VIII d.C., el regreso de las tribus perdidas se asociaba al concepto de la llegada del mesías[4]:58-62. Se han propuesto reivindicaciones de descendencia de las «tribus perdidas» en relación con muchos grupos[5], y algunas religiones adoptan la visión mesiánica de que las tribus regresarán.
En general, los historiadores han llegado a la conclusión de que las tribus se asimilaron a la población local, pero esto no ha impedido que varias religiones afirmen que algunas sobrevivieron como entidades distintas. Zvi Ben-Dor Benite, profesor de historia de Oriente Medio, afirma: «La fascinación por las tribus ha generado, junto a estudios académicos aparentemente no ficticios, una enorme cantidad de literatura de ficción y cuentos populares»[4]:11 La antropóloga Shalva Weil ha documentado varias tribus y pueblos diferentes que afirman estar afiliados a las Tribus Perdidas en todo el mundo[6].

Tribus amazónicas

Los Toromona son un pueblo indígena de Bolivia. Son un pueblo no contactado que vive cerca de la parte alta de los ríos Madidi y Heath en el noroeste de Bolivia[1]. La Resolución Administrativa 48/2006 de Bolivia, emitida el 15 de agosto de 2006, creó una porción «exclusiva, reservada e inviolable» del Parque Nacional Madidi para proteger a los Toromona[2].
Ninguna persona no nativa ha contactado con esta tribu. Durante la colonización española, los españoles tuvieron dificultades para establecerse en la zona del Amazonas, donde su principal objetivo era encontrar un lugar secreto llamado Paititi, un supuesto escondite de los mayores tesoros de los incas que éstos ocultaron a los españoles. Hay algunos registros históricos que confirman que los incas sellaban túneles en ceremonias rituales. El padre Miguel Cavello Balboa escribió sobre una ciudad de oro y describió a Paititi como un lugar protegido por mujeres guerreras; también mencionó a la tribu Toromona con notas de que no tenía piedad al matar.
Los Toromona han sido vistos ocasionalmente por otros pueblos indígenas de la región[3] En el siglo XXI, el antropólogo Michael Brohan fue informado por miembros del pueblo Araona de que habían contactado con un grupo en aislamiento voluntario en la orilla oriental del río Manurini, que eran hablantes de Toromona o de un dialecto casi ininteligible de Araona[4].